A+ A A-

Viaje solidario por Cuba (y II) Featured

Diego Jiménez.- Antes de aportar, en este segundo artículo, una somera panorámica de Cuba, a partir de nuestras observaciones de su realidad socieconómica en el reciente viaje del 11 al 26 del pasado mes, creo que es procedente detenerse en este dato: el país, con 0,764, ocupa en 2021 el lugar 83 en el ranking mundial del Índice del Desarrollo Humano de la ONU (en 2019 era de 0,783), pero por delante de países como Armenia, México, Brasil y Colombia, y muy por delante de países de su entorno como El Salvador, Venezuela, Guatemala, Jamaica…

El descenso en ese índice cabe atribuirlo, sin duda, a los efectos de la pandemia, pero también a las medidas implementadas por Donald Trump para reforzar el bloqueo, y de las que al final hablaremos. Una las consecuencias de la asfixia económica del país por ese bloqueo se detecta en que, según el Centro para la Democracia de las Américas (CDA), en el año fiscal de 2021 cerca de 178.000 cubanos han llegado a EEUU.

NUESTRAS VALORACIONES. A partir de las impresiones recogidas por las 21 personas integrantes del grupo que hemos viajado a la isla, expongo aquí una síntesis de las mismas.

En el viaje se han podido detectar en directo las consecuencias del bloqueo: hemos visto un pueblo que tiene que conseguir dinero para comprar artículos elementales a pesar de la canasta básica (arroz, aceite, azúcar, sal, pasta, pollo, huevos, café…). Hemos visto mercados populares con precios que superan nuestra inflación occidental. Ante esa realidad, es normal que parte del pueblo empiece a mostrar hastío, cansancio e indiferencia hacia sus dirigentes, máxime si, como en 11 de julio de este año, las protestas son inducidas y alentadas, además, desde el exterior.

Esta situación obliga a la adopción de medidas significativas para mantener los principios que inspiraron la Revolución: la universalidad de lo público, la justicia social, el acceso también universal a la cultura y, por supuesto, la solidaridad internacional, de la que Cuba ha sido una abanderada. Si la Revolución resiste es gracias a la conciencia y formación del pueblo. Personas conocedoras de la realidad cubana afirman, sin embargo, que, durante el periodo especial,1992-1998, la situación era peor que ahora.

La Revolución parecía más cohesionada durante la etapa de Fidel; ahora es igual de orgullosa que antes, pero las nuevas tecnologías, el criminal bloqueo y la desaparición del líder carismático han hecho que las nuevas generaciones se muestren un poco cansadas y alejadas de ese inicial espíritu revolucionario que sí conocieron sus mayores. Hay quien opina que el Estado social cubano hay que profesionalizarlo a todos los niveles; tras el desplome de la URSS y la disminución drástica de la ayuda soviética, el Estado debiera haber dados pasos decididos en esa dirección.

Al margen de las carencias, hay que poner en valor lo conseguido por los cubanos por sí solos, sin ayudas externas. Un mérito indudable es que han conseguido profesionalizar con éxito tres sectores clave de su economía: educación y formación (el Estado sigue prestando mucha atención a la infancia), el sanitario y el turístico, y eso hay que ponerlo en valor.

Pero, sin duda, lo que llama la atención al recorrer la isla es el hecho de que el mestizaje y la interculturalidad forman parte de su belleza humana, urbana y natural. Personas de raza negra (en su gran mayoría, descendientes del régimen esclavista), mulatas, mestizas, criollas, blancas de origen o asiáticas conforman un crisol de razas y etnias que conviven a diario, sin signos de discriminación racial, ocupando los espacios físicos, culturales y espirituales.

Cuba es potencia humana, educativa y cultural de la que etnocentrismo blanco y occidental debería aprender. Impresiona, además, al alto nivel formativo y cultural del pueblo, su excelente narrativa, el dominio de la lengua y la madurez que exhibe la población: la Cultura forma parte del ser cubano. Mención especial merece el hecho religioso, en un país en que se entremezclan los ritos afroamericanos con una cultura católica también muy arraigada.

Pero la situación descrita no sería la misma si Cuba pudiera disfrutar de una situación de autonomía y plena soberanía, sin las consecuencias del criminal bloqueo que, desde hace 60 años, asfixia a la economía y a las nobles gentes de ese país.  

LA ONU VOTA DE NUEVO CONTRA EL BLOQUEO. Por trigésima vez, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) votó el pasado jueves día 3 una Resolución condenando el embargo a Cuba. Esta votación que se realiza de forma habitual desde hace 30 años, si se exceptúan los de la pandemia, es una demostración pública contra el bloqueo impuesto por EEUU a la isla para presionar hacia un cambio político, tras la llegada al poder de Fidel Castro en 1959.

En esta ocasión, 185 países votaron a favor de la Resolución presentada por Cuba; EEUU e Israel, como viene siendo habitual, lo hicieron en contra, y Brasil y Ucrania se abstuvieron. En 2016, en virtud de la política de acercamiento de la Administración de Barak Obama, que restableció relaciones con Cuba en 2015, Washington se abstuvo en la votación. Recordemos que el bloqueo contra Cuba fue impuesto en 1962 por John F. Kennedy. En un extracto de la página 885 del Informe del Departamento de Estado, de 1958 a 1960, se expone que “hay que emplear rápidamente todos los medios posibles para debilitar la economía cubana y provocar el hambre, la desesperación y el derrocamiento del Gobierno”.

Hay que aclarar que no existe norma alguna del ordenamiento jurídico internacional que justifique un bloqueo en tiempos de paz. Cuba no es deudora de EEUU, no ha cometido delito alguno contra ese país, ni representa un peligro para su seguridad nacional, por lo que el bloqueo, como vimos arriba, está impidiendo que la isla desarrolle vínculos económicos, comerciales y financieros con terceros países. Durante los últimos 60 años, Cuba ha sufrido pérdidas por valor de 930 mil millones de dólares USA.

LAS MEDIDAS ADICIONALES DE DONALD TRUMP. Por si la situación descrita no fuera de por sí especialmente grave, las más de 240 medidas implementadas por Trump, con el objetivo de asfixiar económicamente al país, subvertir el orden interno, crear una situación de ingobernabilidad y derrocar la Revolución han venido a incrementar los problemas.

Así, el Título III de la Ley Helms-Burton promulgado en 1996 y que estuvo en suspenso hasta 2019, y que permite a ciudadanos estadounidenses demandar a empresas que se lucren con propiedades decomisadas en Cuba tras el triunfo de la Revolución, fue puesto en vigor por ese expresidente estadounidense.

Algunas de esas medidas adicionales al embargo, sin pretensión de ser muy exhaustivo, son: limitación de viajes de ciudadanos estadounidenses a Cuba y creación de una lista de alojamientos prohibidos (422 hoteles y casas de renta); 1.000 dólares como máximo/trimestre para envío de remesas a ciudadanos cubanos; prohibición a Cuba de importar productos de cualquier país que tengan más de un 10% de componentes norteamericanos; adopción de severas medidas contra buques, navieras, compañías aseguradoras y reaseguradoras vinculadas al transporte de combustible; imposición, por EEUU, de severas sanciones a empresas que hayan violado el bloqueo desde 2017; en fecha de enero de 2021, inclusión de Cuba en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo, con el objetivo de impedir cualquier avance y eventual mejoras de las relaciones bilaterales…

Son sólo una pequeña muestra, pero, tras esta exposición, se comprende algo mejor la difícil situación que atraviesa el pueblo cubano, inducida desde luego en gran medida desde el exterior, y que se ha visto agravada por la pandemia de la covid, el siniestro de la refinería de Matanzas, los cortes frecuentes del fluido eléctrico y el paso del huracán Ian por la provincia de Pinar del Río.

Pese a todo, en nuestro paso por Cuba, hemos detectado, además del bloqueo, un pueblo orgulloso de su Historia, de su Soberanía y, ante todo, de su Dignidad. Cuba va.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

Se presenta en Cieza el libro Ilustración radical en España. Los hombres más malos del mundo

Se presenta en Cieza el libro Ilustración radical en España. Los hombres más malos del mundo

Tras su presentación en octubre del libro de Pascual Santos López, en la sede de...

Agenda cultural para las dos primeras semanas de diciembre en Cieza

Agenda cultural para las dos primeras semanas de diciembre en Cieza

La concejala de Cultura del Ayuntamiento de Cieza, Concepción Villa, ha anunciad...

Charla-coloquio en el Palacio del Almudí de Murcia

Charla-coloquio en el Palacio del Almudí de Murcia

Con el nombre de "Día de la Partición" los habitantes de Palestina rememoran la ...

Latalaya.org