A+ A A-

La entrevista del Tuareg en latalaya.org. Ginés Fernández: “En Murcia tenemos por objetivo convertir el día de la Región de Murcia, en el Día del Pueblo Murciano” Featured

“El neoliberalismo, al igual que fraccionó las grandes empresas para debilitar el movimiento sindical y poder quitarle derechos a la gente en la empresa, ha sabido, con la complicidad de una parte de la izquierda, fraccionar las luchas”

EquipoTuareg. 04/06/22.- El próximo jueves, 9 de junio a las 11:00 de la mañana, Las Marchas de la Dignidad han convocado una manifestación con el lema “Otra Región es necesaria”. Es el Día de la Región y también el Día del Pueblo de la Región de Murcia, como nos dice su portavoz, Ginés Fernández, que tiene una larga historia de lucha por la justicia social y la igualdad. Se referencia en Julio Anguita como su máximo referente político para comprender mejor la realidad y poder transformarla. De ahí le viene ubicar el análisis en la historia para, desde esa posición sólida que indica tendencias, construir discurso político para generar organización social. Las Marchas de la Dignidad son un ejemplo de su trabajo, sin olvidar su participación en el Frente Cívico con Julio Anguita. Empezamos por el verano del 2013.

En el verano de 2013, en plena crisis económica, los sondeos situaban a IU en una media del 17% en intención de voto; el 22 de marzo de 2014 Las Marchas de la Dignidad reunía en Madrid más de un millón y medio de personas; además, la monarquía encarnada en Juan Carlos I se encontraba totalmente desprestigiada. En su opinión, ¿qué ha ocurrido para que nueve años más tarde hayamos llegado al estado actual de las cosas: una izquierda debilitada electoral, pero sobre todo organizativamente; una derecha extrema crecida, especialmente por la penetración de sus ideas entre las capas populares; un monarca (Felipe VI) poco cuestionado; y una gran desmovilización social?

La pregunta tiene su miga porque, ahí, hay que analizar un proceso histórico. Al amigo Manolo Monereo le gusta mucho hablar de fin de ciclo y de inicio de ciclo. De un diente de sierra en un ciclo. Todo se inicia en el 2007-2008. La crisis que no se resuelve aceptablemente, como no podía ser de otra manera con el gobierno del PP, para una determinada parte de la población, porque la salida de la crisis beneficia claramente a los sectores neoliberales, a los sectores capitalistas, a la parte más pudiente de la población, dejando a la mayoría muy descontenta y con una parte importante del sufrimiento. Con lo cual había que buscar mecanismos para reconducir esa situación hacia procesos en los que construir algo que pudiera cambiar el estado de las cosas en aquel momento.

Hay un proceso social importante, que muchos dirigentes políticos de la izquierda no saben ver, otros sí, pero que después lo han gestionado creo que mal, y hay un proceso político en ciernes fruto también de entender aquel proceso histórico.

Hay que entender que, en todas esas fechas, hay otro hecho histórico importante que es el 15 M, que supuso un resurgir de una sociedad que estaba descontenta. Concretamente, una amalgama plural, heterogénea de gente que tenían diversos problemas, en diversos sectores unidos por la indignación por lo que estaba pasando.

Para entender todo eso hay que recordar también que en el 15M hay la frase que decía una parte de la sociedad civil: “que se vayan todos”. Y cuando decían “todos” se referían desde la derecha hasta la izquierda. ¿Por qué? Porque, desde el punto de vista del ciudadano común, nadie le solucionaba sus problemas. También sucedió en Francia y en otra serie de países, como en Italia.

En España, que es de lo que estamos hablando, ocurre que en aquel momento el partido de la izquierda, llamémosle transformadora (aunque sé que esta frase no le gusta a mucha gente) eran IU y el PCE, donde estaba en ese resurgir de voto. Porque una parte importante de la población entendía que la solución no vendría por aquellos que estaban gestionando la crisis de una manera contraria a sus intereses, sino por aquellos que mantenían un discurso antisistema diferente, socialdemócrata.

¿Qué sucede? Sucede que hay un vector de esa parte de la izquierda que, entendiendo el malestar social, se moviliza y funda un partido, el cual recoge todo ese malestar social que se estaba construyendo, y diferentes sectores entendían que ese partido nuevo, que es Podemos, podía acaparar todo eso.

La lectura del 15 M de IU no fue la correcta. Había sectores de IU que decían, esto va a pasar, esto no va a dejar poso, son cuatro locos en las plazas,… Pero si tú analizabas cuál era el movimiento del 15M, verías que estaba desde los naturalistas, los revolucionarios de izquierda, los demócratas de derechas, mucha gente del PSOE, gente del PC, de IU,… Esa era la representación del malestar social.

2013. La mesa estatal del Frente Cívico entendió en aquel momento que había que hacer algo más. Y era movilizar a la sociedad en una gran movilización masiva, unitaria y contundente contra las políticas del gobierno. Y se pone a trabajar en lo que fueron Las Marchas de la Dignidad en marzo de 2014.

¿Qué sucede? Hay una parte de la izquierda transformadora que no entiende ese descontento social y ese movimiento, y se atrinchera en la institución, concretamente IU. Y hay otra parte de ese nuevo movimiento de izquierda que es Podemos que surge de todo ese malestar y que tiene unos resultados importantes. En aquel momento, dos proyectos que tenían mucho de parecido, pero también mucho de diferencia, tenían un enfrentamiento importante. Y como dicen los clásicos, entre lo nuevo que no termina de nacer y lo viejo que no termina de morir, aparecen los monstruos. Y aparece el fascismo, que es lo suele suceder en ese tipo de épocas.


“2013. La mesa estatal del Frente Cívico entendió en aquel momento que había que hacer algo más. Y era movilizar a la sociedad en una gran movilización masiva, unitaria y contundente contra las políticas del gobierno. Y se pone a trabajar en lo que fueron Las Marchas de la Dignidad en marzo de 2014.”


 Como ha analizado, Las Marchas de la Dignidad nacen hace una década con el 15M en un momento de surgimiento del movimiento de los indignados, de movilización y reivindicación ciudadana contra los retrocesos sociales y de la corrupción del régimen del 78. Desde entonces ha habido un cambio significativo que ha permitido que ese eco llegue al gobierno en forma de ministros y ministras que surgieron en ese momento ¿Cómo ve usted actualmente la movilización ciudadana? ¿Qué forma adopta en la actualidad?

En principio hay que decir que hoy hay muchas movilizaciones. Que es lo que sucedía en el 2013, 2012 y 2011. Muchos sectores afectados por la crisis se movilizaban. Las Marchas de la Dignidad en aquel momento querían solucionar eso con esa movilización masiva, unitaria y contundente. Es decir, la vieja idea solidaria de la izquierda internacionalista de, por qué no juntar todas las luchas dado que todos defendemos en definitiva un cambio de modelo, un cambio en el sistema, un cambio en las políticas. Pero de manera global, no a la marea sectorial.

Hay un libro, para que la gente entienda lo que voy a explicar ahora, “La trampa de la diversidad” de Daniel Bernabé. Puedes estar de acuerdo más o menos con lo que él escribe, pero pone el dedo en la llaga. El neoliberalismo, al igual que fraccionó las grandes empresas para debilitar el movimiento sindical y poder quitarle derechos a la gente en la empresa, ha sabido, con la complicidad de una parte de la izquierda, fraccionar las luchas. Por eso hay determinados movimientos, con todo el respeto, que entienden que su lucha es la primordial, que con su lucha puede cambiar el mundo. No. Con tu lucha cambia tu problema de tu sector.

El mundo se cambia cuando tu lucha se una a otras luchas y cuestionas el modelo. Porque con una lucha particular no lo haces. Ese era el alma de Las Marchas de la Dignidad. A partir de ahí tienen su efervescencia y luego tienen una bajada, incluso hoy de cierta debilidad. Lo que pasa es que en Murcia somos una isla dentro del todo que entendimos que el proceso siempre es sumar. Y se han juntado colectivos que vienen de esa percepción de que hay que cambiar el modelo, o colectivos que entienden que hay que unirse a otros para cambiar las actuales políticas. Porque al final todos tenemos el mismo objetivo de quitarle el sufrimiento a la gente y que cambien las políticas.

También hay que decir, en sentido crítico, que la movilización está volviendo a esas posiciones de que nos movilizamos parcialmente. La lucha de cada colectivo es muy, muy, muy importante para ellos, pero solo solucionas un problema, no solucionas el problema del vecino de al lado. Y resulta que tu vecino de al lado está luchando por algo que también te soluciona tu problema, igual que tú estás luchando por él.

¿Cuáles son los principios que rigen Las Marchas de la Dignidad? ¿Siguen vigentes dichos principios fundacionales o han variado para adaptarse a las nuevas situaciones?

Había un debate en Las Marchas de la Dignidad al inicio sobre si teníamos que tener una especie de principios, como tú dices, una especie de marco rígido, y otros que pensábamos que Las Marchas de la Dignidad tenían que regirse por una especie de manifiestos. Algo vas cambiando en función de cómo suceden las cosas, cómo va cambiando la sociedad, las políticas, el Marco histórico. Esas dos almas han estado, pero al final se queda como manifiesto. Por eso cada equis tiempo se aprueba una especie de manifiesto político en grandes asambleas donde se genera un marco.

En Murcia tenemos ese manifiesto que se llama el Plan de Reconstrucción Social de la Región de Murcia. Es un programa de mínimos. Y, por tanto, sí que cambia en función de la situación social y el marco histórico. Porque un movimiento social no puede ser algo estable, sino que tiene que evolucionar con la sociedad sin perder los objetivos que te hacen nacer. En ese plan lo que tenemos es un programa de mínimos que nos une a todas y todos en la lucha por cambiar la actual situación que existe en la Región de Murcia.


“Es el pueblo el que está sacando adelante la región de Murcia.”


En el 1º de mayo Las Marchas de la Dignidad tuvieron una presencia significativa. ¿Cuál fue el mensaje principal? ¿Cuál es su relación con el sindicalismo?

Nosotros tenemos una excelente relación con los sindicatos de clase, mayoritarios y minoritarios, en la región de Murcia. Salvo alguna que otra excepción, que han rebajado su actividad en función de determinadas circunstancias. Pero hoy con el sindicalismo tenemos muy buena relación. Igual que con otros sectores. Y, desde esa perspectiva del sumar, marcamos un programa de mínimos, no de máximos. Porque, desde el momento en el que Las Marchas de la Dignidad y el Plan de Choque marquen un programa de máximos, dejan de ser un movimiento social, una plataforma de colectivos, y empiezan a construir otra cosa que ya hay. Que son los sindicatos, los partidos políticos, asociaciones de consumidores, asociaciones defensa de las personas con discapacidad… Eso no somos nosotros. Nosotros somos otra cosa, una especie de instrumento para unir colectivos y luchas capaces de darle una solución a la gente cambiando los actuales problemas.

Por eso, repito, nuestra sintonía en Murcia; en otro sitio no es así. Porque en Murcia, las marchas no tienen un ideario ideológico, o marcan una ideología, sino que marcan un programa diferente de marco ideológico, un programa político y social para cambiar el actual estado de las cosas, de manera unitaria con todas las personas de la región de Murcia que creen que pueden y que debe hacerse.

Para el próximo 9 de junio, han convocado una manifestación, paralela a los actos oficiales, en lo que ustedes denominan “Día del Pueblo Murciano y no “Día de la Región” que es el nombre oficial. ¿Qué quieren remarcar con esa denominación?

En Murcia tenemos por objetivo convertir el día de la Región de Murcia, en el Día del Pueblo Murciano. Este año es muy importante. Debería ser cuando le diéramos la vuelta de ser el día de la institucionalidad, al día del pueblo, porque este año se cumple 40 años de la elaboración del Estatuto de Autonomía.

En los primeros años de la Transición, cuando se aprobó el Estatuto de Autonomía, había una especie de sentimiento de que hemos recuperado, todo esto entre comillas siempre, la democracia. ¡Qué bien, nos vamos autogobernar! … También había una parte que la gente lo vivía políticamente y socialmente, con sus diferencias, unos criticaban otros no. Pero había otro ambiente.

Ahora, desde hace un par de décadas la gente habrá visto esas galas folclóricas, cutres, de “¡Murcia qué hermosa eres! Una gala, desde la mañana hasta la tarde, para mayor gloria del gobierno regional y de las instituciones murcianas, y donde el pueblo no estaba. Cuando las cámaras de televisión enfocaban el patio de butacas, el pueblo estaba detrás en las tres últimas filas, pero no estaba delante con todos sus trajes.

Para nosotros esa foto explicaba qué estaba sucediendo.

Todo el Día de la Región se lo apropió la élite para lucir sus galas. Pero el pueblo no estaba en esa celebración. Ese es el paradigma, esa es la foto, de las políticas que se estaban haciendo y que se están haciendo. Por eso nosotros queremos darle la vuelta a eso. Y queremos decir: el día 9 de junio no es el día de las instituciones, aunque sigue siendo el Día de la Región de Murcia obviamente, sino que es el Día del Pueblo de la Región de Murcia.

Una idea fundamental y termino. Es el pueblo al que está sacando adelante la región de Murcia. Son los sanitarios, los maestros, son los conductores de autobuses, son los trabajadores en la empresa, son las mujeres, son los jóvenes, son los que no tienen casa, son los que no tienen qué comer, son los trabajadores a los que le roban su salario los empresarios de la hostelería, son las mujeres a las que no le cotizan,… Estos son los que están sacando en la región adelante, y no el gobierno, que, permíteme la definición, es inmoral e ilegítimo. Porque, con muchas leyes que se cambien aquí en la Asamblea para lavar el transfuguismo, que es una forma de corrupción política, hoy el Partido Popular y López Miras gobiernan con corruptos políticos. Y con algunos, también hemos visto que hasta corruptos económicos.

El lema de dicha manifestación “Otra Región es necesaria”. ¿Qué mensaje quieren lanzar a la sociedad?

El mensaje es que tiene que ser el Día del Pueblo de la Región de Murcia. Pero, al igual que en el pasado teníamos una serie de mensaje, este año hemos hecho una tabla reivindicativa importante y queremos englobarla en cuatro ejes fundamentales.

El primero es que las personas tienen que estar siempre en el eje de toda acción y actuación política, de los partidos políticos y de las instituciones.

El segundo, hay que restaurar el territorio, construir infraestructuras, construir territorio y vertebrarlo económicamente, siempre y cuando que se respete la naturaleza. El mayor ejemplo que tenemos ahora mismo es el Mar Menor. Es la prueba palpable de la especulación, la corrupción urbanística y la dejadez de las políticas medioambientales de este gobierno.

El tercero, cohesionar socialmente la región. El gobierno regional tiene el BORM, y ahora hemos leído, que el gobierno ha utilizado dinero de la dependencia para lavar las cuentas autonómicas. Eso es un fraude. Eso es un robo.

Y el cuarto, regenerar la política y ampliar la democracia. Tenemos un gobierno corrupto, y lo decimos con todas las palabras, ilegítimo e inmoral, que no está para darle lecciones de moralidad, ni de ética, a nadie en la región.

¿Cuántas columnas salen y cuál es el recorrido?

Salen cuatro columnas. La manifestación será el día 9 de junio a las 11:00 de la mañana.

Desde la Consejería de Agricultura en la plaza de Juan XXIII sale la columna azul que irá por la Redonda hasta la Gran Vía. Esa es la columna de todos los aspectos medioambientales: el Mar Menor, la extracción minera, las macrogranjas,…

La columna verde sale de la Consejería de Educación, en la Avenida de la Fama. Representa todos los servicios públicos: sanidad, educación, dependencia, personas con discapacidad, pensionistas,…

La violeta parte del antiguo paso a nivel en las vías. Es la de todos los movimientos sociales: los barrios, la columna de la igualdad, inmigración mujer, juventud,…

Y la roja sale la plaza de San Agustín. Representa todo lo que es el trabajo: partidos, sindicatos, plataforma de transporte público, organizaciones de consumidores,…

Confluiremos en Gran Vía a la altura del Banco de España. Desde allí iremos, como es tradicional, hasta Martínez Tornel y cerraremos en el Malecón, donde se leerá el manifiesto. Además, tendremos un ratico de asueto y de música, con refrescos, para terminar el día haciendo pueblo, como nosotros decimos.


(Las cuatro columnas que salen) “sientan las bases de un programa de gobierno y de un nuevo Marco para construir, lo que dice el lema de este año. “Otra región es necesaria”. Esta ya no sirve.”


¿De alguna manera, las cuatro columnas que salen representan las bases de un gobierno alternativo?

Correcto. Digamos que es nuestro Marco de acción. (Las cuatro columnas que salen) Sientan las bases de un programa de gobierno y de un nuevo Marco para construir, lo que dice el lema de este año: “Otra región es necesaria”. Esta ya no sirve.

Sí. pero siendo necesaria ¿es posible?

Nosotros entendemos que es posible. Tenemos el programa. Tenemos la fuerza. Solo falta que la gente entienda cuál es el momento histórico, se sume. Y desde los movimientos sociales seamos capaces de ir cambiando cosas en beneficio de la gente para quitarle sufrimiento y que no le quiten derechos.

Como persona con una larga trayectoria de participación y protagonismo en la izquierda, ¿qué valoración hace de las medidas tomadas por el gobierno PSOE/UP, especialmente en lo referente a políticas sociales?, ¿y del papel que está jugando su ala izquierda, UP?

Este gobierno ha hecho avances importantes en políticas sociales y en construir en determinadas cuestiones. Aunque nosotros consideramos que son insuficientes. La ley de vivienda, insuficiente. El Ingreso Mínimo Vital, insuficiente. Hay muchas cuestiones insuficientes.

Pero, como a mí me enseñaron cuando empezaba en esto, cuando uno está haciendo los presupuestos de alguna institución, lo primero que te dicen es vete a la definición de la partida, aunque sea cero, y después vas intentando que se incremente. Pero primero hay que meter la partida. Por tanto, esta es la cuestión fundamental. Este gobierno ha introducido el concepto y ahora hay que ir sumándole números al concepto en determinadas cuestiones. Por eso decimos que es insuficiente.

Nosotros le dijimos a la ministra de política social en un encuentro sobre las últimas medidas al hilo de la crisis de las movilizaciones de los transportistas y otros, que nos parecían bien las medidas, aunque claramente insuficientes. Pero tienen otra cuestión fundamental, son coyunturales, no son estructurales. Son medidas que se hacen en una coyuntura concreta. Lo de la vivienda, lo del gasoil, lo de ampliar el Ingreso Mínimo Vital. Pero no se van a quedar porque tienen un tiempo de caducidad.

Nosotros, ¿qué reivindicamos? Se ha metido el concepto, posiblemente la cuantía sea tres, pero tiene que llegar a cien. Son coyunturales, tienen que convertirse en estructurales. Y por eso vamos a luchar.

Por tanto, nos parece que hay medidas importantes y que tienen esa capacidad, aunque totalmente insuficientes para la situación que vivimos.

Pero, recordemos, vivimos en un Estado neoliberal, vivimos en un estado capitalista, los precios los ponen las empresas. Y cuando decimos que el gobierno intervenga y lo dicen determinados sectores de la derecha, pues yo quiero que el gobierno intervenga, que intervenga los precios. Como quiero que ponga los salarios. Porque entiendo que el Estado tiene que ser un Estado social que defienda a la clase trabajadora, que defienda al pueblo y que mire por la gente.


“Confluencia sí, pero no así. Nadie se puede comer a nadie.”


¿Por último, qué opinión tiene del “proyecto de escucha” de la ministra Yolanda Díaz? ¿En un momento de fuerte empuje de las derechas considera que la alternativa de sumar a las izquierdas en un frente amplio es lo correcto?

Primero tengo que decir que he leído por ahí que el proceso de Yolanda Díaz se parece al proceso de Convocatoria por Andalucía de Julio Anguita. Puede tener un parecido, pero no es igual. Cuando Anguita se movía un partido entero, el Partido Comunista de España, con competencia en todas y cada una de las localidades y provincias de Andalucía, con fuerza, y luego eligen un candidato. Este proceso es diferente. Hay una persona, que parece ser que va a ser la candidata de una posible candidatura de las izquierdas, que ha tomado la iniciativa de escuchar a la población y a los colectivos sociales. Me parece importante, porque hay que escuchar a la población, pero también hay que escuchar a los colectivos que son los representantes de esa parte de la población que conocen de una manera mejor los problemas, y además aportan soluciones.

Y el tema de la unidad de la izquierda. Yo siempre he sido un defensor de la confluencia, incluso en las peores etapas en los que en mi propio partido había sus dudas. Pero con la confluencia me pasa, como a IU y a Julio Anguita le pasaba con el euro. El euro sí, pero no así. La confluencia sí, pero cómo. Los partidos, ¿cada uno va a tener su identidad? ¿Además de partidos va a haber colectivos sociales como en los primeros procesos de confluencia? Si Yolanda está en esa posición, me parece una idea muy muy interesante que hay que escuchar.

Lo veo, como he dicho, un proceso interesante, diría que incluso un proceso necesario para salir un poco de la dinámica endogámico de los partidos políticos. Y espero que se tenga la suficiente inteligencia, y voy a decir valentía, por todas las partes para entender el momento histórico en el que vivimos. Espero que eso sea así. Y repito. Confluencia sí, pero no así. Nadie se puede comer a nadie.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

XXXI Semana de CINE Mágico, una película que se sigue rodando

XXXI Semana de CINE Mágico, una película que se sigue rodando

Tras dos años de “standby”,el cine club La Linterna Mágika retoma la  Semana d...

Hacen pública la Agenda Cultural de Cieza para el mes de agosto

Hacen pública la Agenda Cultural de Cieza para el mes de agosto

El XXXII Festival Internacional de Folklore en el Segura, la Semana de Cine Mági...

Ya están a la venta las entradas de los diferentes espectáculos de la Feria de Cieza 2022

Ya están a la venta las entradas de los diferentes espectáculos de la Feria de Cieza 2022

El Ayuntamiento de Cieza ha dado a conocer los carteles de la programación music...

Latalaya.org