A+ A A-

La entrevista del Tuareg en latalaya.org. Santiago Navarro: “La reforma laboral del PP fue una reforma ideológica” Featured

“Utilizar la crisis para empeorar las condiciones de los trabajadores y de las trabajadoras no es digno ni serio. Los empresarios tienen que cambiar su mentalidad”

Equipo Tuareg. 28/05/22.- Mientras dialogas con Santiago, el sosiego sencillo dinamiza toda la escena. Los datos sólidos, pero tensos en los problemas que plantean, acompañan su razonamiento de precisión de cirujano. CCOO tiene en la Región de Murcia un líder sólido y con los objetivos perfectamente definitivos y en desarrollo. Se mueve pausado y certero en un mundo complejo que le rodea y donde se orienta con seguridad en la defensa de los trabajadores. Visualiza las posiciones. Dinamiza procesos. Quiere unidad interior y exterior porque así se defiende mejor a los trabajadores y a las trabajadoras. Puede que esté marcando época en el sindicalismo murciano mientras te escucha con la mirada.

Antes de todo hagamos una visión del sindicalismo en nuestra región. ¿Cuáles son las peculiaridades del sindicalismo en Murcia? y ¿cómo valoraría su situación?

El sindicalismo en la Región de Murcia es muy parecido al del resto del país. Pero sí hay que distinguir algo lo haríamos entre lo privado y lo público. Lo público hay que distinguir entre sindicatos de clase, sindicatos profesionales o corporativos, … Digamos que hay una disgregación del apoyo de los trabajadores a los distintos sindicatos, destacando a CCOO como sindicato más representativo. Seguramente en los privados, los sindicatos de clase tenemos mayor porcentaje de representatividad, quizás porque no hay tantos sindicatos, y los que hay son sindicatos de los que denominamos amarillos, o un poco dirigidos por los propios sectores o empresas en algunos casos. Además, con la reforma laboral seguramente se provocó que estos últimos años sí que hayan aparecido sindicatos promocionados por las propias empresas.


“En los últimos cuatro años somos el sindicato mayoritario en la Región de Murcia tanto en el sector público y en el privado.”


Por otra parte, y concretando en la organización que usted dirige, ¿es cierto que es uno de los territorios en que más ha crecido su presencia, la afiliación y su representatividad en los últimos años? Si es así, ¿cuáles han sido las claves para que esto suceda?

Es así. CCOO, hemos venido perdiendo afiliación desde el 2008, 2009. Llegamos a perder un 25 %. Ahora, desde 2017 en adelante, hemos estado recuperando afiliación con un poco de parada en 2021 solamente. Y desde 2022, de nuevo estamos recuperando afiliación. Hasta el punto de que hemos recuperado una tercera parte de la perdida anteriormente. Y sí, es verdad que tenemos más representación de delegados y delegadas. En los últimos cuatro años somos el sindicato mayoritario en la Región de Murcia tanto en el sector público como en el privado. Hemos mejorado. Creo que es debido a una mejor organización y también hay que reconocer, que ha habido alguna exclusión en el sindicato UGT que también ha podido favorecer nuestra situación.

En todo caso, tengo que decir que estamos trabajando de una manera eficaz en materia de elecciones sindicales y en materia de afiliación por parte de las federaciones de rama y del territorio.

Hay sectores de la derecha más ultra, tanto política como mediática, que dicen que los sindicatos “viven” de las subvenciones. ¿Esto es cierto o es simplemente una manera de atacar al sindicalismo de clase? ¿Qué porcentaje del presupuesto anual de CCOO Región de Murcia proviene de recursos propios: cuotas sindicales, asesoramiento a los trabajadores… y cuánto de esas “subvenciones”, ¿si las hay?

Esto es una aseveración totalmente falsa e interesada, por parte de la extrema derecha, incluso desde la derecha, y por parte de un sector empresarial que también a veces hacen intentos de dividir a los y las trabajadoras, en un intento de desvirtuar el papel de los sindicatos.

En CCOO actualmente podemos presumir de tener un presupuesto en el que el 83 % del mismo es de ingresos propios, en materia de afiliación y de asesoría jurídica fundamentalmente. No llega al 18 % las supuestas subvenciones. Que yo entiendo que no son tales, sino que es por nuestra participación institucional en la representación de la totalidad de los y las trabajadoras.

La representatividad de este país está otorgada a los sindicatos en función de los (resultados obtenidos en las elecciones sindicales), además es una representatividad a todos los trabajadores y trabajadoras estén afiliadas o no, y lo que no puede ser es que nuestros afiliados paguen con su cuota esa representatividad. El gasto de representatividad se tiene que sacar de los Presupuestos Generales del Estado. Llama la atención que los que cuestionan esas ayudas, las organizaciones políticas, reciban cantidades en función de los votos que obtienen en cada una de las elecciones. Bajo mi punto de vista sería correcto que nosotros lo hiciéramos, algo que no sucede, cuando además nos sometemos cada cuatro años también al apoyo de los trabajadores y trabajadoras.


“Actualmente continuamos insistiendo a la Consejería de Empleo, en este caso a la consejera, que convoque la mesa de ETT´s para ver cómo se consigue que estas empresas cumplan con el convenio colectivo.”


Usted fue reelegido en el XII Congreso en junio de 2021 para un segundo mandato. En su discurso marcó, entre otros, como objetivos para los cuatro años siguientes reforzar la cohesión interna e intentar dar un nuevo impulso a las negociaciones con la CROEM con la finalidad de desbloquear los convenios colectivos que llevaban más de diez años caducados, como los de hostelería, comercio y algunas actividades del sector agrario. Después de casi un año, ¿qué balance de consecución de estos objetivos realiza en este momento?

En materia de cohesión interna tenemos que estar contentos, no satisfechos porque siempre se puede mejorar, siempre se puede obtener mejores resultados. El sindicato está dedicándose a lo que tiene que dedicarse, que es atender a los trabajadores y trabajadoras, a su representación institucional. No tenemos problemas internos graves que nos produzcan diferencias entre nosotros. Eso es bueno, y eso ayuda.

En cuanto a las relaciones con CROEM son de diálogo, pero hay que reconocer que en materia de negociación colectiva está muy paralizada. Dos de cada tres de los convenios de esta región están sin firmar. Por lo tanto, nosotros intuimos que este año va a ser un año muy duro de negociación y de movilización, con toda seguridad.

En el XII Congreso también destacó que el bloqueo de la negociación colectiva en estos sectores mantenía a unos 100.000 trabajadores en situación de precariedad. ¿Cómo ha evolucionado en nuestra región la situación de precariedad?

Esos 100.000 trabajadores continúan estando en situación de precariedad, pero no solamente esos 100.000. Actualmente se dobla el número de trabajadores que están sin convenio colectivo. Algunos con muchos años sin firmarse los convenios como, por ejemplo, puede ser el de hostelería o el comercio, convenios en los que los trabajadores y trabajadoras solamente han visto de alguna forma paliada esa precariedad gracias a la negociación del salario mínimo interprofesional (SMI) En los últimos 4 años (265€ al mes de incremento). Su incremento le ha afectado directamente a casi 200.000 personas. Se ha mejorado ahí, pero no en la negociación colectiva que es donde realmente se tienen que dar los incrementos salariales tal y como ha venido ocurriendo a lo largo de los últimos 50 años.

En el caso de Murcia uno de los problemas laborales es la de los trabajadores del campo ¿Qué acciones ha realizado y realiza CC.OO. con el fin de mejorar su situación respecto al cumplimiento de la legalidad laboral?

Estamos poniendo denuncias en la Inspección de Trabajo de aquellas empresas en las que no tenemos representación sindical y tenemos conocimiento que se está incumpliendo el convenio colectivo. Estamos insistiendo a la Inspección de Trabajo que tiene que hacer campañas para evitar que se aprovechen de los y las trabajadoras. Actualmente continuamos insistiendo a la Consejería de Empleo, en este caso a la consejera, que convoque la mesa de ETT´s para ver cómo se consigue que estas empresas cumplan con el convenio colectivo. No es posible, además, que estas empresas estén utilizando de forma fraudulenta los contratos temporales de ‘puesta a disposición’. La inmensa mayoría de los contratos temporales que se hacen en la Región de Murcia son en fraude de ley.

He de decir, que Murcia como región, somos los terceros en toda España que más contratos de ‘puesta a disposición’ se hacen. No tiene ningún sentido que solo nos superen comunidades como Cataluña o Madrid, que nos cuadruplican en número de habitantes. Y nosotros hacemos tantos contratos como ellos a través de ETT's.


“…un gobierno regional que no ha estado por la labor de ayudar a los trabajadores.”


Centrándonos en la necesaria relación con el gobierno regional, especialmente en lo referente al impulso de la economía y por ende del empleo, ¿cómo son esas relaciones?, ¿considera que el actual gobierno autonómico está haciendo todo lo posible para generar una economía de alto valor añadido capaz de crear empleo estable y de calidad?

Las relaciones con el gobierno yo diría que son normales, de participación, de llegar a determinados acuerdos, como el Pacto de Reactivación Económica y Social que hicimos con motivo de la pandemia, el de la Estrategia de Empleo de Calidad y algún otro. Pero en cuanto a la labor del gobierno en materia de empleo para crear ese empleo de calidad, deja mucho que desear. Solamente hay que decir que nosotros estamos exigiendo al gobierno regional, año tras año, un Plan Industrial que no tenemos en la región, ¿Cómo es posible que una Comunidad Autónoma no tenga un plan de futuro de la industria? Cuando averigüé que no existía me sorprendió muchísimo que el gobierno regional no tenga una idea muy clara de cuál es el desarrollo de su región, por dónde tiene que ir. Por lo tanto, la respuesta es que este gobierno no se preocupa por el empleo de calidad.

Y luego está esa política de “dejar hacer”. CCOO siempre lo denunciamos y decimos que tiene una política de “dejar hacer” en su ánimo de no meterse con los incumplimientos y la economía sumergida. En muchos casos de protección que es entendible, por una parte, pero lo que no es entendible es que no exista ese mismo ánimo y esa protección sobre los trabajadores y trabajadoras. Se dice aquí en Murcia, “mientras que rula no es chamba” en el argot de los bolos huertanos, pues eso se lo aplica el gobierno regional. El gobierno deja hacer y cuando hay denuncias muy espectaculares, entonces, si tiene que intervenir, interviene.

Y si habláramos de lo que ocurre en el entorno del Mar Menor, pues aún menos se está haciendo para crear ese empleo de calidad, y lo que es más triste dejando morir la laguna.

Por otra parte, según el último informe del CES es necesario el reforzamiento de la negociación colectiva dado que está muy mermada en nuestra región. ¿Cree suficiente el impulso dado por la reciente reforma laboral a la negociación colectiva?

Siempre todo es mejorable. Creo que la reforma laboral de 2021, que se va a aplicar durante 2022, es importante. En todos sus puntos mejora lo que había anteriormente. Pero, sin duda alguna, todavía tenemos en materia de negociación colectiva (algunas cuestiones pendientes), aunque se ha terminado con ese apartado dañino que había sobre la prevalencia del convenio de empresa sobre el de sector, que ha hecho muchísimo daño porque había servido para que esas empresas, que nunca se lo habían planteado cumplir con la legislación vigente, intentasen tener unas condiciones inferiores a las del convenio del sector. Ahora se ha eliminado en materia de salarios la prevalencia del convenio de empresa sobre el de sector. Y además se ha terminado también con la ultraactividad que hizo que, determinados convenios de esta región que eran muy buenos como el de hospitales privados y el de caramelos y golosinas, se rompiesen o desapareciesen; con la reforma actual vamos a ver si somos capaces de mejorar la negociación colectiva en adelante, aunque somos conscientes de las dificultades que vamos a tener para vencer culturas negativas.


“Creo que la ministra nos está dando un ejemplo de lo que es buscar el consenso dentro del diálogo social, de lo que debe de ser el diálogo social en una sociedad como la española. Desde que llegó tuvo muy claras las ideas. Tenía que acabar con la reforma laboral de 2012, y mejorar las condiciones de los trabajadores y trabajadoras.”


Parándonos en la reforma laboral que ha capitaneado la ministra Yolanda Díaz. CCOO, conjuntamente con UGT y la patronal, la negociaron, consensuaron y apoyaron su redacción final. ¿Considera que ha sido un paso importante en la modernización de las relaciones laborales en España y en la protección de los trabajadores, especialmente tras el retroceso que supuso la contrarreforma de Mariano Rajoy? ¿Se puede decir que el hecho de que la ministra Díaz venga del sindicalismo, concretamente de CCOO, ha sido clave para sacar adelante esta reforma de manera consensuada, singularmente por su sensibilidad y capacidad negociadora?

Creo que la ministra nos está dando un ejemplo de lo que es buscar el consenso dentro del diálogo social, de lo que debe de ser el diálogo social en una sociedad como la española. Desde que llegó tuvo muy claras las ideas. Tenía que acabar con la reforma laboral de 2012, y mejorar las condiciones de los trabajadores y trabajadoras. Lo tuvo claro. Con su disposición y la de los sindicatos hemos sido capaces de cambiar una dinámica negativa del dialogo social en este país, hemos sido partícipes para poner los medios, para que la nueva reforma laboral de cara al futuro se pudiese mantener en el tiempo. Y para ello, tenían que estar los empresarios, que en este caso han sido bastante responsables, en la negociación. Aunque ahora, con el V Acuerdo de Negociación Colectiva Estatal del Ministerio de Empleo y Economía Social que todos los años se ha venido negociando, los empresarios se han ido distanciando y no lo tienen muy claro. Creo que han cambiado de posición.

Sin lugar a dudas el dialogo social con este gobierno ha sido mucho más productivo que con el gobierno anterior del PP donde prácticamente no existió.

Y en todo caso ¿Qué aspectos de la reforma laboral destacaría? ¿Qué aspectos cree que se han quedado en el tintero?

En cuanto a la reforma laboral, ha sido muy positiva. Solamente hay que ver los datos de contratación indefinida de 2022 que han crecido hasta por encima del 50% en el último mes. Cuando aquí en la región no se superaba nunca el 10% de los contratos que se hacían, y ahora se ha empezado a superar de forma progresiva. Se empezó en enero con una mejora del 15%, en febrero un 22%, marzo un 31% aproximadamente. Y ya en abril fue el dato de que el 55% de los contratos eran indefinidos. Es verdad que la mayoría son fijos discontinuos, Pero el cambio en la contratación se ha notado.

Y, además, sin ningún tipo de obligación, los empresarios de forma automática han aplicado el cambio en la contratación También es cierto que influenciados porque han cambiado las normas de las sanciones a los empresarios en materia de incumplimientos, por parte de la Inspección de Trabajo. Antes podían incumplir en materia genérica de contratación en una empresa y se sancionaba solamente como si en la empresa hubiese un trabajador solo, en fraude de ley. Ahora se sanciona individualmente. Por lo tanto, eso ha afectado.

En esta reforma, aunque también ya se había puesto en práctica durante la pandemia por los expedientes de crisis que han servido para que los trabajadores no hayan sido despedidos, se ha regulado de una forma ya definitiva para que se pueda ayudar a las empresas que entren en crisis. Ahora, bien sea una crisis sectorial o bien una crisis que afecte a toda la sociedad, se pueda regular para que los trabajadores no tengan que ser despedidos y las empresas tener que cerrar. Y muy importante, los trabajadores pueden cobrar sus prestaciones de desempleo sin cargo a las empresas ni a sus prestaciones.

Esas dos cuestiones son fundamentales. Y también, como ya hemos dicho anteriormente en cuanto a la negociación colectiva.

Por el contrario, creo que han quedado algunas cuestiones pendientes tales como: la indemnización por despido que era una de las cuestiones que en un principio nos planteábamos. No era el determinante, pero sí era importante que se hubiese podido recuperar parte de esas indemnizaciones por despido que se redujeron con la reforma laboral del PP en 2012.

Y también que, dentro de los expedientes tenga más influencia la administración, ya que estos expedientes de regulación o de extinción de empleo quedan muy a la decisión de las empresas. En esos expedientes es fundamental que la administración tenga una participación mayor, y de control.

En los despidos objetivos, exigir que haya posibilidad de exigirle a las empresas una acreditación mucho más completa, ya que a veces solo se utilizan meras conjeturas, para poder despedir de una manera objetiva.

La ministra ha hablado de la necesidad de acordar un Estatuto del Trabajo, en sustitución del Estatuto de los Trabajadores, para adaptar el derecho del trabajo a la nueva realidad y proteger más los derechos de los trabajadores. ¿Está de acuerdo?, en su opinión, ¿sobre qué pilares se deberá construir ese nuevo estatuto?

En primer lugar, decir que podemos estar de acuerdo con la ministra en cuanto a esa actualización del estatuto de los trabajadores. Pero no vamos a estar en ningún caso de acuerdo en cuanto a lo que se ha venido diciendo que se crearía un grupo de expertos para ver qué es objeto de modificación dentro del Estatuto de los Trabajadores.

Si hay que negociar el Estatuto de los Trabajadores, tienen que hacerlo los empresarios y los representantes de los trabajadores, que somos los que conocemos las necesidades de cada uno de los sectores de actividad, la realidad social, económica de este país y de esta región.

Lo que no vamos a admitir es que un grupo de supuestos expertos nos digan lo que tenemos que hacer los empresarios y los trabajadores en el futuro. Eso, por supuesto que no. El Estatuto, si hay que tocarlo, lo tenemos que hacer los agentes sociales con el gobierno de turno.

La unidad de acción con UGT es un hecho que ya tiene un importante recorrido ¿Cuáles han sido sus frutos en el caso murciano?

Conozco toda la historia y lo he vivido los últimos cinco años. En este periodo de tiempo hemos tenido una relación muy fluida, hemos estado muy coordinados. Creo que eso ha sido muy beneficioso para los trabajadores y las trabajadoras de esta región. Cuando los trabajadores estamos unidos, y eso significa fundamentalmente los dos sindicatos mayoritarios, los trabajadores hacen esfuerzos tanto en materia de negociación colectiva como a nivel institucional para mejorar sus condiciones económicas y sociales.

En el diálogo social hemos sido capaces de firmar acuerdos importantísimos con el gobierno regional. Con un gobierno regional que no ha estado por la labor de ayudar a los trabajadores. Desde la pandemia, por ejemplo, hemos sido capaces de sacarle, cantidades económicas para los trabajadores y las trabajadoras dentro del Pacto de Reactivación Económica y Social, lo que nunca había sucedido en un pacto de crisis ni de ningún otro sentido. Dentro de este Pacto conseguimos un acuerdo para aquellas familias, para aquellas personas que tuviesen que reducir su jornada o que tuviesen que dejar de trabajar, una ayuda para compensar la ausencia de salarios motivados por la pandemia. Ayudas que luego no ha llegado porque por parte de la administración ha habido dudas, o se llegó tarde, pero que están ahí pendientes todavía. En materia de protección a los trabajadores en desempleo, con los ERTEs por crisis que se habían negociado, se acordaron ayudas que sí llegaron en una buena parte a los trabajadores y trabajadoras.

Se puede mejorar sin duda alguna. Pero el hecho de que se destinase una cantidad de dinero, para apoyar a esos trabajadores que estaban en dificultades, ha sido histórico en esta región. Por lo tanto, la unidad de acción ha sido muy positiva y va a continuar siéndolo, si somos capaces de mantenerla lógicamente.


“cuando el sindicato está unido ayudamos mejor a los trabajadores.”


¿Por último, cuáles son los retos que se plantea a medio plazo CCOO y usted como su secretario general en la Región de Murcia?

Como secretario de CCOO me gustaría que el sindicato continuase unido. Yo llegué aquí precisamente en una época muy convulsa. Se ha demostrado, y creo que lo tenemos todos muy presente, todos los representantes del sindicato, cuando el sindicato está unido ayudamos mejor a los trabajadores, y nosotros también mejoramos nuestra situación respecto a afiliación y en elecciones sindicales.

Por lo tanto, uno de los objetivos va a ser seguir creciendo en afiliación para volver a los niveles que teníamos antes de 2009. Ya estamos creciendo, aunque no al ritmo que quisiéramos.

Otro de los objetivos va a ser extender el sindicato a más empresas, a más trabajadores y trabajadoras porque está demostrado que, donde llega el sindicato, los trabajadores tienen mejores condiciones. Esto es algo que hasta se estudia en la universidad, no es algo que lo diga yo de forma gratuita. Ese también sería uno de los elementos a mejorar.

Y por supuesto, acabar ya con esta parálisis de la negociación colectiva, a nivel regional. Yo entiendo que los empresarios tienen que ser responsables y conscientes de que no es posible mantener las empresas y sus beneficios solamente a costa de los trabajadores y trabajadoras, no vamos a permitir el que se continúe con la política de no negociar los convenios, y por lo tanto continuar con la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores y trabajadoras de esta región. Eso no es justo ni es admisible. Utilizar la crisis para empeorar las condiciones de los trabajadores y de las trabajadoras, no es digno ni serio. Los empresarios tienen que cambiar su mentalidad.

La reforma laboral del PP fue una reforma ideológica que ha generado una cultura entre los empresarios de que aquí todo vale. Era permisiva en todos los sentidos. En esta región, estoy convencido que la mayoría de los empresarios son cumplidores, que buscan su beneficio a costa de unas mejores ventas que el resto (competencia leal), pero no a costa de pagar por debajo de las condiciones que marcan los convenios, o incluso no negociar los convenios como estamos viendo en el convenio de la hostelería o del comercio.

Las empresas de este sector, que hoy están demandando y reclamando trabajadores porque no hay profesionales para la hostelería, deberían de plantearse si es porque les están pagando el salario mínimo de manera obligatoria o porque en el convenio colectivo la mayoría de las categorías están por debajo del salario mínimo actual. Y deberían de preocuparles un poquito que imagen están trasladando a la sociedad para que nadie quiera trabajar en sus empresas.

Y, para terminar. Queremos mejorar la formación de nuestros representantes de los trabajadores y trabajadoras en las empresas, para poder defender mejor y en mejores condiciones a sus compañeros y compañeras, así como defender los derechos en la negociación colectiva.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

XXXI Semana de CINE Mágico, una película que se sigue rodando

XXXI Semana de CINE Mágico, una película que se sigue rodando

Tras dos años de “standby”,el cine club La Linterna Mágika retoma la  Semana d...

Hacen pública la Agenda Cultural de Cieza para el mes de agosto

Hacen pública la Agenda Cultural de Cieza para el mes de agosto

El XXXII Festival Internacional de Folklore en el Segura, la Semana de Cine Mági...

Ya están a la venta las entradas de los diferentes espectáculos de la Feria de Cieza 2022

Ya están a la venta las entradas de los diferentes espectáculos de la Feria de Cieza 2022

El Ayuntamiento de Cieza ha dado a conocer los carteles de la programación music...

Latalaya.org