A+ A A-

La entrevista del Tuareg en latalaya.org. Andrés Pedreño: “No hay un proyecto de Región ni una idea clara de hacia dónde se quiere ir” Featured

“Necesitamos proyectos políticos que sepan leer las claves de este escenario de enorme complejidad que se nos viene encima para replantear las bases productivas y societales de la Región.”

Equipo Tuareg. 02/04/22.- Lo primero que se percibe en Andrés es el estilo directo, certero diría, en sus análisis. Persona sencilla, directo y clara. De las que te encuentras por la calle y te da confianza. Luego, cuando lo tratas, lo corroboras. Percibes la confianza de quien sabe de lo que habla y que habla de lo que sabe. Porque se lo ha preparado a conciencia y porque en su experiencia la ha sabido leer, y de ella, concluir. Sus ojos pequeños miran con fijeza, como se observa el objeto de análisis, como mira un científico enamorado de su materia y de la vida. Por ello, en esta entrevista, hablamos de la política como de la vida… regional, estatal, internacional. Porque nada se escapa a esa mirada serena.

Usted es doctor en Sociología y profesor titular en la Universidad de Murcia. Desde su conocimiento, ¿qué diferencias existen entre la estructura sociológica de la Región de Murcia, donde gobierna el PP desde 1995, y la de otras comunidades vecinas como Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana, donde, ¿al menos se ha dado una alternancia en el gobierno entre la derecha y las izquierdas? A su juicio, ¿cuáles son los elementos que permiten una implantación tan grande de las ideas de la derecha más extrema en la Región de Murcia?

Lo primero es recordar que en esta Región hubo gobiernos socialistas con mayorías absolutas durante varias legislaturas de la década de los 80 hasta el año 1995 que gana las elecciones el PP. Es decir, habría que preguntarse qué ha hecho la izquierda tan mal. La reciente película de El Año del Descubrimiento de Luis López Carrasco aporta una clave importante: el PSOE socavó su propia base social desmantelando la industria y enfrentándose al sindicalismo organizado, que en aquel entonces tenía mayor poder social que hoy. Una vez llega el PP al gobierno regional en 1995 construye políticamente su propia base social a través de lo que podríamos llamar un populismo agrario y hidráulico -recuerden “Agua para todos”, etc.- que es lo que le ha permitido una hegemonía prácticamente absoluta hasta hoy. También tenemos una especie de variante regional del nacionalcatolicismo, con universidad propia, que ha posibilitado una base social muy reaccionaria a las derechas murcianas. Habría que hacer algún día el ejercicio de cuántos cargos del PP se han formado en la Universidad Católica. Y, finalmente, la derecha murciana se ha venido presentando como canalizadora de demandas ante el Estado -sobre todo agrarias e hidráulicas- al tiempo que ofrecía garantías a las élites locales de que los ilegalismos respecto a las protecciones ambientales, laborales, sociales, etc. no se iban a perseguir o sancionar. De ahí lo del Mar Menor. La corrupción política no ha castigado electoralmente al PP y eso es por algo que está pactado socialmente. De hecho, cuando al PP le salta lo del Mar Menor y ya no puede seguir inhibiéndose respecto a los ilegalismos que han provocado ese desastre es cuando una parte de su base social se desplaza a Vox.


“Una sociedad desideologizada puede funcionar cuando las cosas van bien económicamente, pero cuando van mal y emerge el resentimiento social por los efectos de una crisis, pues ya tienes el mejor estiércol para que la ultraderecha crezca.”


Y, siguiendo este hilo, ¿cree que las izquierdas de esta región, cuando plantean sus programas, sus discursos, lo hacen conocedoras de la realidad socioeconómica de la ciudadanía a la que se dirigen?

Ha habido una descualificación notable a nivel programático. De hecho, no hay un proyecto de Región ni una idea clara de hacia dónde se quiere ir. El anuncio reciente del Ayuntamiento de Murcia de desplazar la estación de autobuses del barrio de San Andrés a la zona Norte es muy significativo de hasta qué punto se desconoce la realidad y no se tiene proyecto político en materia, por ejemplo, de un tema tan estratégico como es el transporte. La intermodalidad como estrategia de integración de los diferentes medios de transporte ha sido una apuesta política exitosa del gobierno valenciano y aquí nos olvidamos de esto y no pensamos ya en hacer de El Carmen una estación intermodal. A eso súmale el desastre de los trenes de cercanías, la ausencia de una política de transporte urbano e interurbano que integre el territorio regional, etc. El empobrecimiento intelectual de las izquierdas rima con la ausencia de un proyecto serio de Región.

En nuestra Región, en la mayoría de ocasiones los discursos políticos están plagados de significantes vacíos, tales como “Pedro Sánchez maltrata a los murcianos”,… "desprecio del gobierno regional hacia los 75.000 molinenses”… o “López Miras se ha convertido en el talibán del Mar Menor” ¿Cree que la ocurrencia, la búsqueda del titular, está sustituyendo y empobreciendo al discurso político? ¿Esta forma de “hacer política” influye en la desideologización de la ciudadanía? y, caso de ser así, ¿esa desideologización favorece la continuidad en el poder de las derechas?

Sin duda. Es algo muy arraigado en el ADN de la derecha. Esto lo cuenta muy bien José Luis Villacañas en su último libro respecto al franquismo. Con Franco y sus ministros del Opus, en la década de los 60 y 70, con los planes de estabilización, prosperaron unas nuevas clases medias al calor de la modernización del país, y para que no se dejaran seducir por demandas democráticas, la dictadura puso en marcha una desideologización social muy fuerte que le permitió al dictador morirse en la cama y dejar la transición en manos del rey Juan Carlos, el heredero elegido por él. Esta ideología de la desideologización social sigue estando muy presente en la estrategia política de las derechas y les va bien, como muestran los éxitos electorales de Ayuso en Madrid o López Miras aquí. Una sociedad desideologizada puede funcionar cuando las cosas van bien económicamente, pero cuando van mal y emerge el resentimiento social por los efectos de una crisis, pues ya tienes el mejor estiércol para que la ultraderecha crezca.

Y, para cambiar esta situación de hegemonía política e ideológica de las derechas, en su opinión, ¿cuáles deberían ser las claves de un proyecto de Región capaz de atraer a una mayoría social que acabara con 27 años de políticas favorables a unas minorías?

El proyecto político del PP ya no da más de sí, pero Vox es un camino hacia ninguna parte. Van a venir años terribles. Pero no podemos seguir siendo un reservorio de mano de obra barata y de naturaleza barata para esquilmar. La izquierda ahora mismo tiene el BOE pero carece de proyecto de Región y de base social. Tener el BOE es muy importante, pero está todo por hacer para dar respuesta a los innumerables problemas que esta Región tiene. La izquierda tiene que dar respuestas a los jóvenes de las clases populares que no ven ningún futuro; tiene que convencer e incorporar a los pequeños y medianos agricultores en un proyecto serio y creíble de transición ecológica de la agricultura murciana; una apuesta por las energías renovables y por la desalación abaratada por la incorporación de placas solares, etc. Estamos en escenarios de altísima complejidad -con la crisis ecológica- y esta Región sigue pensando que podemos seguir basando nuestro sistema productivo sobre la mayor flota de camiones de la UE. Pero seguimos sin una alternativa de transición hacia el transporte de mercancías por ferrocarril. Necesitamos proyectos políticos que sepan leer las claves de este escenario de enorme complejidad que se nos viene encima para replantear las bases productivas y societales de la Región. Para ello requerimos de una institucionalidad regional que sea capaz de hacer de la Región un agente político con capacidad de interlocución y que tenga claro hacia dónde quiere ir. Pero lamentablemente el empobrecimiento intelectual de la institucionalidad regional, me temo, que nos lleva por otros derroteros…

En el plano nacional, ¿considera que el gobierno de coalición PSOE/UP ha gestionado adecuadamente la crisis generada por la pandemia de la Covid-19? y, en el momento actual, con la nueva crisis generada por la guerra de Ucrania, ¿cree el gobierno de Pedro Sánchez está dando la respuesta esperada y que necesita el país? 

Pues hay que reconocerle a este Gobierno que, aunque no haya planteado reformas de calado, al menos ha sabido navegar por las aguas tan revueltas que nos han venido, primero, con la pandemia, y ahora con todo el problema de la inflación, el encarecimiento del combustible y la guerra de Ucrania. Pedro Sánchez ha demostrado ser un superviviente nato. Pero los problemas de país que se han puesto de manifiesto tanto durante la pandemia como ahora con la huelga del transporte o la misma guerra, siguen sin encararse. Se han añadido nuevas cuestiones a la agenda, una agenda política que ya estaba muy cargada de problemas que arrastramos desde hace tiempo y que siguen sin respuesta. Por ahora siguen esperando las reformas de fondo que el país requiere a muchos niveles.

¿A qué atribuye que en un corto espacio de tiempo se haya pasada de una situación en la que el gobierno, con los PGE y la reforma laboral aprobada y la gran crisis que ha atravesado el PP, haya pasado de lo parecía ser una etapa de tranquilidad hasta el final de la legislatura, a una situación turbulenta dentro del propio gobierno y con sus socios de investidura?

Cuando vienen tiempos turbulentos es casi lógico que esas turbulencias aparezcan al interior de un gobierno de coalición que lo ha tenido que aprender todo para funcionar como coalición. A veces el gobierno toma posiciones repentinas, mal explicadas y peor comunicadas, como la cuestión saharaui, que rompe muchos consensos y que generan turbulencias lógicas. Hay ministros y ministras que echan con demasiada rapidez mano del periodista afín para hacer declaraciones fuera de tono. En este sentido, Yolanda Díaz ha demostrado una madurez política inconmensurable. Ojalá logré forjar una cultura política a la izquierda de la izquierda que se aleje de la inmadurez y el infantilismo.


“Yolanda Díaz ha demostrado una madurez política inconmensurable. Ojalá logré forjar una cultura política a la izquierda de la izquierda que se aleje de la inmadurez y el infantilismo.. Ojalá logré forjar una cultura política a la izquierda de la izquierda que se aleje de la inmadurez y el infantilismo.”


Como sociólogo, ¿dónde sitúa las claves que propician la fuerte crispación política que se da a nivel nacional, pero que también se extiende a niveles autonómicos e incluso municipales, donde el debate de las ideas y de los posicionamientos políticos se ha sustituido, especialmente por parte de las derechas, en un ataque feroz, en muchos casos personal, contra el adversario?

Forma parte de la estrategia del trumpismo global que busca degradar las instituciones democráticas y la vida parlamentaria para imponer una salida autoritaria a la crisis para la restauración neoliberal. Cuando uno escucha a determinados parlamentarios de las derechas españolas, uno se alegra de vivir en una democracia integrada en la UE y no estar en los años 30 cuando el insulto iba acompañado de la pistola. Vox es una cangrena para la democracia y la degradación de la vida política de la Región de Murcia es la mejor demostración de ello.

Pasamos a analizar la actualidad política internacional, dominada hoy por la invasión de Ucrania por parte del ejército ruso. En su opinión, ¿esta guerra era inevitable? Para analizar con cierta objetividad el conflicto ¿cree que habría que diferenciar las causas que han conducido al mismo de lo que no puede ser más que una condena sin paliativos a la masacre que se está produciendo?

Putin merece todo nuestro repudio. Ha iniciado unilateralmente una guerra contra un país legítimo que además está teniendo un altísimo coste en vidas humana. Es inaceptable. Se trata de una guerra que puede generar una dinámica peligrosísima cuando hay armas nucleares por medio. La reacción de los países europeos de incrementar su gasto militar es preocupante, y en el caso de Alemania aún más grave. La OTAN es una organización que debiera haberse disuelto hace tiempo y ha encontrado una nueva funcionalidad con esta guerra. Una funcionalidad que ha venido buscando incumpliendo sistemáticamente la promesa realizada ya en su día a Gorbachov de que la OTAN no extendería sus sistemas de armamento por Europa del Este. A Putin se le ha provocado desde la OTAN. Lo cual no le quita ninguna responsabilidad en el acto criminal que ha perpetrado contra Ucrania. Pero esta guerra lo cambia todo, y para mal. Deberíamos estar en una dinámica de cooperación entre países para afrontar el cambio climático y la crisis planetaria y, por el contrario, una vez más se impone el lenguaje de la guerra. En el fondo de las causas de esta guerra está el escenario del final de los combustibles fósiles baratos y en general de la naturaleza barata (incluidos alimentos baratos). Parece que, ante este escenario, la guerra y la fuerza vuelve a ser la opción para posicionarse en la carrera por la apropiación de recursos naturales y energéticos. Algunos analistas ya anuncian que las guerras venideras serán “guerras climáticas” y por los recursos naturales. Todo esto es evidentemente muy preocupante. El viejo programa nacionalista alemán del lebensraum o “espacio vital”, que impulsó a Alemania a las dos grandes guerras mundiales, puede retornar hoy a un mundo en el que la finitud de los recursos energéticos y naturales impulse a los países a buscar mediante la fuerza militar su propio “espacio vital”.


“La OTAN es una organización que debiera haberse disuelto hace tiempo y ha encontrado una nueva funcionalidad con esta guerra.”


En un reciente artículo publicado en Contexto y Acción, el periodista y escritor español especializado en política internacional, Rafael Poch de Feliu, se hacía una pregunta que cuando menos es una duda que muchas personas progresistas se hacen: “si los ucranianos no pueden vencer esta guerra, ¿cuál es el sentido de proporcionar miles de millones en armas a Ucrania?”, ¿cuál es su posición al respecto?

No es asunto nada fácil. Comprendo las razones de los que plantean que es necesario apoyar y enviar armas al país agredido. Hay un cierto sentido de justicia en esto. El que intelectuales tan admirables como Noam Chomsky y Étienne Balibar mantengan opiniones divididas sobre esta cuestión revela la complejidad de la cuestión. Sin embargo, en esto estoy con Chomsky, hay que centrarse en evitar una guerra nuclear y en ese sentido privilegiar la negociación frente al envío de armas para parar esto cuanto antes. También me preocupa la rusofobia que se está promoviendo en los países occidentales. Me inclino por hacer justo lo contrario de la rusofobia y apoyar al pueblo ruso con el deseo de que puedan tirar al basurero de la historia a un tipo como Putin.

Nos situamos en el ámbito más cercano, el regional. Durante la IX legislatura usted fue diputado en la Asamblea Regional de Murcia por el grupo parlamentario de Podemos. ¿Qué experiencia tuvo de su paso por la primera fila de la política y qué le hizo dar por terminada su etapa política institucional?

Sí, fui diputado en la IX Novena legislatura en la Asamblea Regional. Fue una experiencia muy positiva y un gran aprendizaje. Soy de la opinión que las batallas que la izquierda debe dar hoy requieren de un buen trabajo parlamentario y de un buen trabajo en los gobiernos donde se gobierne. La actividad parlamentaria es un aprendizaje ciudadano indispensable y toda fuerza política transformadora debe aspirar a que sus cuadros se formen en el quehacer parlamentario. Pensadores tan distintos como Weber y Lenin ya dijeron esto. La lucha en la calle está muy bien y esa es la labor de los movimientos sociales. Pero el ámbito de lo político exige otras competencias. Podemos se suicidó con un debate estúpido entre calle o institución con toda aquella sandez del “partido-movimiento”. Me frustró enormemente aquella querella que terminó con muchísima gente abandonando la militancia, yo entre ellos. El resultado es que se perdió la oportunidad de construir un partido político que rompiera con los límites históricos de la izquierda en cuanto a apoyo electoral y respaldo social.


Podemos se auto-suicidó con un debate estúpido entre calle o institución con toda aquella sandez del “partido-movimiento”. (…) El resultado es que se perdió la oportunidad de construir un partido político que rompiera con los límites históricos de la izquierda en cuanto a apoyo electoral y respaldo social.


Entre otros cargos como diputado regional, desempeñó el de secretario de la Comisión Especial sobre el Mar Menor y miembro de la Ponencia para la elaboración de una Ley integral para el Mar Menor. En su opinión, ¿qué medidas de fondo habría que adoptar para dar una solución real a la agonía de la laguna salada? Y, desde su experiencia parlamentaria, ¿cree que hay voluntad política por parte del PP de que esta se lleve a cabo?

Hoy por hoy la solución del Mar Menor pasa por una transición agroecológica de la agricultura intensiva de la Comarca de Cartagena, una transición que debe contar con el consenso del sector. Luego hay otras muchas medidas más como la moratoria urbanística, prohibir nuevos puertos deportivos, etc. El Partido Popular no es que no tenga voluntad política de dar soluciones, que no la tiene, es que forma parte del problema.

Finalmente, entre otros proyectos, sabemos que usted participa destacadamente en la organización de un Congreso sobre el 150 aniversario del Cantón de Cartagena, un movimiento que, aunque tuvo el epicentro en esta región, tuvo referentes en Alcoy, Málaga, Sevilla y Cádiz, todo ello en el marco de la I República. ¿Qué nos puede adelantar sobre el mismo?

Pues que va a ser un buen momento para reflexionar sobre dos asignaturas pendientes en este país y que forman parte de la memoria popular el republicanismo y el federalismo.  Contaremos con una historiadora experta en la Comuna de Paris como Jeanne Moisand o con Xavier Doménech, que en su doble faceta de político e historiador ha hecho enormes aportaciones para comprender el federalismo en este haz de naciones que es España.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

El Ayuntamiento de Cieza volverá a contratar jóvenes desempleados con el programa “primera experiencia profesional”

El Ayuntamiento de Cieza volverá a contratar jóvenes desempleados con el programa “primera experiencia profesional”

El Ayuntamiento de Cieza, a través de la Concejalía de Empleo y Desarrollo Econó...

Próximo curso de “manipulador de alimentos y celiaquía”

Próximo curso de “manipulador de alimentos y celiaquía”

El Ayuntamiento de Cieza, a través de la Concejalía de Empleo y Desarrollo Econó...

El Ayuntamiento de Cieza informa sobre la nueva oferta de cursos Cisco-Mentor

El Ayuntamiento de Cieza informa sobre la nueva oferta de cursos Cisco-Mentor

  A partir de este lunes 12 de septiembre comienza el periodo de matriculació...

Latalaya.org