A+ A A-

Esa noticia no debe hacerse esperar más Featured

En la izquierda regional nadie discute a estas alturas que Javier Sánchez Serna y María Marín deben ser, y serán, los cabezas de lista del Frente Amplio (o como se denomine) en la Región para el Congreso de los Diputados y para la Comunidad Autónoma respectivamente. A quien le preguntes, y en esta casa bien lo sabemos, te dice tres cosas claras. Uno, que la Unidad es imprescindible. Dos, que la separación cotiza muy a la baja y hacia la ultraderecha. Tres, que Javier y María serán los cabeza de lista porque son de facto la imagen y la voz del Frente Amplio de Yolanda Díaz. Es más, que deben serlo porque con su trabajo han conseguido visibilizar, consolidar y dar incluso impulso al espacio global de la izquierda. Incluso Javier ha puesto el nombre de Murcia en la Mesa del Congreso y en el imaginario visual de las retransmisiones televisivas de las sesiones de la Cámara Baja. Mientras que María ha enlazado y entroncado con la tradición parlamentaria regional de la Izquierda Unida de los mejores tiempos, por su capacidad de identificar, argumentar, defender los principales problemas de la región y de empatizar con la sociedad. Quizás por ello, el CEMOP no pregunte por su valoración escudándose en que solo pregunta por los líderes regionales de los partidos.

Por otra parte, si te recorres la región, como hace esta casa, ves como ese amplio espacio global no solo existe, sino que ya tiene forma de unidad política social, aunque no la tenga electoral. Pero esto ya se da por descontado. No solo existe ese espacio, sino que materialmente está ya constituido, solo le falta la realidad electoral. Y en eso están estas fuerzas, como veíamos en el editorial donde se reclamaba la presencia ya de Yolanda Díaz por esta región.

Todos los que son y se siente ya de este espacio de la izquierda y que están deseando coger esa única papeleta (y no un popurrí indescifrable de opciones enfrentadas y confusas) saben que será así y por ello si así no fuera gran parte de ellos se quedarían en su casa con la sensación de un nuevo fracaso.

Alguna de esas fuerzas políticas dice lo mismo que los que impidieron la unidad en el 2019: “Por nosotros no será”. Se veían en posición de fuerza porque, como ahora, no entendían que la fuerza actual necesaria que permitiría como mínimo revalidar resultados no se dará si no cumplen con los deseos y necesidades políticas de la mayoría social que actualmente está dispuesta a votar por ese Frente Amplio. Cuando se lee la encuesta del CEMOP se ve que esa manifestación de voto que hace subir a Unidas Podemos no se realizará si no es con la forma de Frente Amplio. Es la coditio sine qua non que les está poniendo, hace ya mucho tiempo, su electorado realizado y potencial.

Ni Unidas Podemos, y mucho menos Podemos en solitario, cosa que nadie contempla, pueden mantener su proyecto de gobierno y por supuesto intentar ampliarlo si, como condición indispensable, no se presentan dentro de ese Frente Amplio que les dé un número suficiente de diputados para ello. No entender esto es pensar que se tiene una fuerza superior a la real y no saber leer las pulsiones de la calle y que también aparecen en las encuestas, tanto a nivel regional como estatal.

Además, y especialmente, es no entender que, en este momento, no ya de auge de la ultraderecha, ya se ha dado, sino de su implantación institucional, y con ello la marcha hacia un retroceso democrático casi irreversible, es el gran, el único, el urgente problema a resolver. No se trata de desarrollar el Estado Social sino de mantenerlo, de no perder la democracia y, con ella, aquél. Y ese es el escenario donde la unidad de “todos los mimbres”, de todas las fuerzas políticas de la izquierda, de todos los movimientos sociales, de todas las personas progresistas que quieren un nuevo e ilusionador proyecto de región que posibilite un giro en una tierra gobernada por la derecha durante 27 ininterrumpidos años, es la única posibilidad. No hay otra. Y ante eso no es suficiente con decir que “por nosotros no será” o “estamos abiertos a cualquier iniciativa” sino solo un sí rotundo a la unidad. Ante la posibilidad absolutamente real de la llegada de la ultraderecha las cuentas matemáticas, los recuerdos de los hechos pasados, o la valoración propia por encima de la ajena, solo son obstáculos a esa imprescindible unidad de toda la izquierda regional ante los próximos comicios.

Sería un error imperdonable y un suicidio político que no llegaran a la unidad, especialmente cuando existe una base social esperándolo y reclamándolo. Es más, pondría a estos líderes fuera del escenario político regional de la izquierda. Los ciudadanos no perdonan la incapacidad para hacer posible lo necesario.

Recuerden, la política es el arte de hacer posible lo necesario. La calle sigue esperando la noticia de la unidad. Esa noticia no debe hacerse esperar más.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

Curso de competencias digitales para mujeres del ámbito rural

Curso de competencias digitales para mujeres del ámbito rural

La concejala de Mujer e Igualdad de Oportunidades, Melba Miñano Bleda, ha inaugu...

Izquierda Unida-Verdes de Yecla apoya las movilizaciones en defensa del hospital Virgen del Castillo

Izquierda Unida-Verdes de Yecla apoya las movilizaciones en defensa del hospital Virgen del Castillo

Alberto Martínez: “Las movilizaciones son fundamentales para que en Murcia se no...

El PSOE de Cieza convoca un "Encuentro con Orgullo"

El PSOE de Cieza convoca un "Encuentro con Orgullo"

Con motivo de la celebración del día del Orgullo LGTBIQ+, mañana, día miércoles ...

Latalaya.org