A+ A A-

Yolanda Díaz: “Las reformas laborales estarán publicadas en el BOE este año” Featured

La ministra de Trabajo y Economía social, experta laboralista, ha asumido con firmeza la vicepresidencia tercera del Gobierno, como cabeza de Unidas Podemos, prueba de una tendencia natural al liderazgo

M. Pérez, A./Rodríguez de Paz/P. Vallín/La Vanguardia.- Yolanda Díaz, ministra de Trabajo y Economía social, experta laboralista, ha asumido con firmeza la vicepresidencia tercera del Gobierno, como cabeza de Unidas Podemos, prueba de una tendencia natural al liderazgo. Sin descuidar su objetivo de revolucionar el mercado de trabajo, mediante las normas legales que quiere aprobar este mismo año con el consenso de los agentes sociales, proclama su voluntad política de aplicar el programa de cambio del Gobierno de coalición que preside Pedro Sánchez. Pronostica la aceleración de esa agenda reformista tras los comicios madrileños.

Estamos a las puertas de reformas de calado comprometidas con Europa. ¿Cuándo se conocerá el documento completo sobre el mercado laboral?

Se van a publicar la semana que viene. Y he de decirles que los agentes conocen el alcance de las diez grandes reformas. No solo las conocen, sino que ya están trabajando de lleno en las mismas. Y también las siete grandes inversiones que en el seno del mercado de trabajo vamos a desplegar.

Hay críticas sobre la falta de concreción, por ejemplo, sobre todo lo que tiene que ver con el desmontaje de la reforma del 2012.

Van a comprobar como el texto que hemos acordado entre el PSOE y Unidas Podemos se traduce en el componente [grupo integral de reformas e inversiones presentado por el Gobierno en número de 30] 23. Y ahora, en el seno del diálogo social, lo hemos concretado. En el documento no podemos reflejar el tenor literal, pero sí la materia que vamos a abordar. No nos vale volver al 1997, ni al 2006. Los problemas estructurales del mercado de trabajo estaban en el 2006, en el 2000, 2001. Por tanto, lo que vamos a hacer es una gran revolución en el empleo en España.

De las grandes reformas, ¿hay una propuesta del ministerio?

Hay materias que ya hemos hecho: ley de trabajo a distancia, de transparencia salarial o la ley riders . Esta última es muy importante por la salida que le hemos dado de acceso a los algoritmos. Somos pioneros.

¿Por qué se ha retrasado la aprobación por el Gobierno?

Los trámites normativos tienen sus tiempos, pero el texto está acordado con los agentes sociales.

¿Puede detallar las diez grandes reformas de las que hablaba?

Además de las que he citado, está lo que hemos acordado estos días con las comunidades autónomas sobre el abordaje de las políticas activas de empleo. Otro bloque central tiene que ver con el reequilibrio de la negociación colectiva, junto a la subcontratación. Y luego está la formación, los mecanismos de flexibilidad interna y el bloque que aborda la estabilidad en el empleo en España. En Europa nadie puede entender por qué en el 2019 tuvimos más de 6 millones de contratos con duración inferior a siete días. No es posible tejer un país con estas modalidades de contratación. Ni proyectos de vida. No es posible tener empresas solventes, robustas o implicar a trabajadores y trabajadoras en un proyecto empresarial. No queremos vidas para trabajar, y esto está pasando, sino trabajos para vivir. Hay que cambiar el modelo también de arriba abajo.

¿Dejando en tres los tipos de contratos se puede dar ese salto?

No, para nada. Esto es muy complejo. Se está poniendo el énfasis en los tres contratos y creo sinceramente que esto es secundario. La clave está en la causalidad y en la razón de cada contrato y las consecuencias que lleva. La clave de la reforma es justamente incorporar la causa. En definitiva, ¿qué es? Mire, usted tiene que justificar por qué hace un contrato que no tiene carácter indefinido y las consecuencias que entabla el hecho de vulnerar esa causa. Con contratos a tiempo parcial no consolidamos proyectos de país. Ningún país se construye sobre los cimientos de la precariedad.

¿En qué se concreta?

El modelo al que vamos es que la modalidad por excelencia es la estabilidad en el empleo, y solo cuando existan causas fundadas podemos acudir a otra modalidad temporal. Me sigo preguntando por qué un empresario que sabe que dando de baja al trabajador el viernes, para darlo de alta un lunes, al que le penalizamos un 40% sus cotizaciones sociales, sigue haciéndolo. ¿Por qué lo hacen? Sencillamente por un modelo de precariedad, de dominación sobre las relaciones laborales y de establecer miedos en las relaciones laborales. No tiene otro sentido porque, insisto, va contra los intereses económicos de su empresa. También puede haber una parte de desconocimiento.

¿La clarificación de la causalidad facilitará la actuación de la inspección o que el trabajador acuda a los tribunales reclamando que le hagan fijo?

No voy a delimitarlo, ni debo. Lo que sí digo es que la modalidad por excelencia es el contrato estable y solo con una causa se puede acudir a otro temporal. Sé que es muy sugerente hablar de tres modalidades contractuales, pero no avanzamos. La clave está en que como no se respete esa causa, comportará una serie de consecuencias. Esto va a estar en un precepto del Estatuto, que lo van a delimitar los agentes sociales. Será una norma. El mercado de trabajo no funciona de manera mecanicista: podemos tener tres contratos y la vida continuar. La cuestión está en el diseño, en señalar que el contrato estable va a ser la normalidad y todo lo que salga extramuros de esa normalidad se va a examinar.

El ministro Escrivá habla de penalizar aún más las cotizaciones de los contratos muy cortos. ¿Usted está de acuerdo?

No es tanto el carácter punitivo. Esto de penalizar no funciona muy bien. Se trata de cambiar de modelo.

¿Todas estas reformas estarán listas para finales de año?

Los denominados hitos recogidos en el componente 23 los vamos a ejecutar en el 2021. Todos y cada uno de ellos. Es decir, estarán publicados en el Boletín Oficial del Estado antes del 31 de diciembre. Por eso los agentes sociales están ya trabajando intensamente. Solo hemos dejado para principios del 2022 la ley de Empleo, nuevo marco para las políticas activas del que ya tenemos un borrador. El resto se va a hacer en el 2021.

Sobre el diálogo social, ¿es necesario hacerlo todo en un bloque: la negociación colectiva, los contratos?

Sí, lo van haciendo por temas. Y se va avanzando.

¿Y se cerrará en conjunto?

Sí, globalmente.

Entonces, ¿el desmontaje de la reforma del 2012 no irá aparte?

No nos centremos en la reforma del 2012. Podemos ir al 2012 y no vamos a arreglar la situación. Es una reforma que va a suponer una revolución en el empleo. Este país necesita tejer un nuevo contrato social. No se puede construir un país, ni recuperar, a pesar de los fondos europeos, un país con un contrato social quebrado. Hay estancamiento en las clases profesionales, en las clases medias, y hay enormes dificultades para desarrollar proyectos de vida y con cierta dignidad.

No estamos en el siglo XIX, estamos en el XXI. Se supone que la tecnología, la robotización y demás avances han de servir para que seamos un poco más felices.

Sobre los denominados mecanismos de flexibilidad interna...

En esta crisis se han aplicado la adaptación de jornada, cambios de turnos… Somos conscientes de que las empresas, por los procesos productivos, por crisis coyunturales, han de tener mecanismos para hacer un paréntesis y que les permita mantener el empleo. Y una de las claves de la reforma es acompasar la estabilidad en el empleo con mecanismos de flexibilidad.

Hay expertos que advierten que extender los ERTE más allá de la covid puede ser caro y que funcionan más en la industria.

No hay nada más caro para una sociedad que tener a la gente en el paro. Con la crisis hemos vivido un cambio de paradigma. Estas medidas compensatorias, en términos de flexibilidad interna, van a funcionar bien. Creo que las empresas, los sindicatos, los asesores, todos hemos aprendido colectivamente mucho.

¿Cuál es la propuesta sobre la negociación colectiva?

Estamos abordando varios temas, la subcontratación, la reordenación de los convenios, la ultraactividad, los descuelgues, modificación de condiciones… La redacción final, como siempre, la van a dar los agentes sociales. El diálogo social ya está siendo y con intensidad.

¿Qué volumen de recursos manejan para las siete grandes inversiones?

Es muy elevado, muy elevado. Y es para tres años, centrado sustancialmente en la digitalización de todos los servicios, como el SEPE.

Sobre las negociaciones con Bruselas, ¿en qué estado están?

Hemos trabajado intensamente con la Comisión. Creo que la acogida ha sido muy positiva. Una vez presentado el plan, tenemos dos meses para analizarlo. El plan de recuperación español es muy positivo, se está trabajado con mucho rigor y con propuestas serias. Con la Comisión, se negocia con intensidad y dureza, sin lugar a dudas, pero sin grandes problemas.

Sobre la reforma de pensiones en este proceso, ¿le preocupa el plan de Escrivá sobre pensiones?

El ministro Escrivá está trabajando en el seno del diálogo social y, como siempre digo, el diálogo social funciona. Esperemos.

¿Hay alguna posibilidad, por pequeña que sea, de que el Gobierno se replantee la cláusula de mantenimiento del empleo en la prórroga de los ERTE covid que reclama la CEOE?

Insisto, sería absurdo que un mecanismo que es de flexibilidad interna, pensado para el mantenimiento del empleo, que supone cantidades ingentes de dinero público, permita despedir.

Ha descrito objetivos ambiciosos para este 2021. Hace poco usted estuvo en Bilbao reunida con el PNV. Precisamente Andoni Ortúzar, presidente del EBB, en las páginas de este periódico le pedía a Pedro Sánchez que tuviera cuidado con la pereza. ¿Cree que el presidente es perezoso respecto a los objetivos de legislatura? ¿Teme que un resultado adverso en Madrid coloque al PSOE en una posición más conservadora?

Creo que en este mayo, en esta primavera, lo que va a pasar es que empieza la legislatura de verdad. Creo que vamos a desplegar, con muchísima ilusión y muchísima esperanza, el programa de Gobierno, porque es lo que quiere la ciudadanía. Por tanto, la legislatura empieza ahora. Llevamos más de un año centrados en la gestión de la mayor crisis que hemos conocido en el mundo. Y yo lo afronto, como vicepresidenta del Gobierno, lo hago con enorme ilusión y cercanía a los problemas de la gente. No nos vamos a distraer.

¿Eso significa que veremos una aceleración en la agenda de legislatura del Gobierno de coalición?

Sin lugar a dudas. Cuando digo que reiniciamos la legislatura es que vamos con cifras de vacunación, afortunadamente, muy positivas. Es la mejor herramienta económica que tenemos. Me consta: ayer [por el jueves] llevaba a mi hija al cole y estaban los padres y las madres con cierta tranquilidad por este hecho. Nos va a cambiar la vida. Y por tanto vamos a desplegar todas las velas –si me permiten el término marítimo, soy gallega– para aproximarnos a los problemas de la gente.

¿Llega ya el flujo favorable del giro copernicano en la política económica que ha realizado el Gobierno estadounidense de Joe Biden?

Sí, sigo con muchísima atención las políticas de Biden, y también del secretario de Trabajo estadounidense; me veré con él. Lo más maravilloso de Biden es que ha desplegado sin complejos un programa de estímulos y un programa de actuación social que va a cambiar el paradigma. Y digo sin complejos. Esto es clave. Yo creo, y aquí hablo como Unidas Podemos, si me permiten, el gran reto de civilización en la gran crisis mundial es que tengamos ciertas valentías. Por ejemplo, yo estos días observo el debate interesantísimo en Estados Unidos, con Biden a la cabeza, en materia de ingresos públicos, sin rubor, diciendo lo que he dicho antes: “Mire usted, para tener lo que necesitamos, que es empleo, que es sanidad, que son un montón de cosas, tenemos que tener ingresos públicos, impuestos”, y lo hacen con naturalidad y a la ofensiva, y yo escucho a candidatos en Madrid que nos dicen que ahora no toca. Hay vientos de cambio en la UE y habrá debates interesantísimos sobre qué hacemos con los programas de estabilidad, un montón de cosas.

En clave política, los indultos a los presos condenados por el procés y la reforma del Código Penal para destensar el problema catalán. ¿Los ve usted a corto plazo?

Esto es a lo que me refería antes con los vientos de cambio para transformar el país. Y creo que aquí hay que ir sin complejos y con propuestas claras. Lo he dicho ya públicamente: no es el problema de Catalunya, es el problema de España. Hay una herramienta maravillosa para cualquier acción en la vida pública que es el diálogo. Más allá de las medidas o soluciones concretas que se adopten, tengo claro que es el problema de España, que hay vientos de cambio y que tenemos el gran reto y la gran oportunidad de transformar nuestro país, y hacerlo colectivamente, y yo apuesto por el diálogo, como todo en política. Catalunya nunca debió llegar a donde ha llegado, nunca, jamás.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/economia/20210502/7422615/yolanda-diaz-reformas-laborales-estaran-publicadas-boe-ano.html

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

Comienza la vacunación de personas de entre 50 y 59 años este sábado y domingo en el Polideportivo Mariano Rojas

Comienza la vacunación de personas de entre 50 y 59 años este sábado y domingo en el Polideportivo Mariano Rojas

Fuentes del Ayuntamiento de Cieza han confirmado que, según informa Salud Públic...

Abierto el plazo de presentación de solicitudes para acceder a la Escuela Municipal de Música

Abierto el plazo de presentación de solicitudes para acceder a la Escuela Municipal de Música

Fuentes municipales han informado que entre el 4 y el 31 de mayo estará abierto ...

Latalaya.org