A+ A A-

En ningún sitio está escrito que tengan que ganar los bárbaros Featured

 Agustín Moreno /Público

Por situarnos. Sigue la guerra de Ucrania y son pocas las voces lúcidas que reclaman la paz. Junto a la muerte y la destrucción, una consecuencia inmediata es la crisis energética y el abandono de los objetivos de descarbonización y lucha contra el cambio climático. La Cumbre de la OTAN de Madrid arrastra a Europa al conflicto geoestratégico de EEUU con China por la supremacía mundial. Además, aprueba aumentar el gasto militar: cañones en vez de mantequilla; rearmar a Ucrania: seguir jugando a la ruleta rusa de la internacionalización del conflicto; una mirada militarista sobre las personas migrantes en la Frontera Sur, algo que asusta tras la masacre de Melilla-Nador.

Aquí, en las comunidades autónomas gobernadas por el PP continúa la ofensiva contra los servicios públicos y el aumento de la regresividad fiscal. En el mundo, avanza la conjura contra la democracia desde la ultraderecha, el sectarismo religioso y sectores de la judicatura, financiados por poderosos intereses. No hace falta ser catastrofista, la realidad es suficientemente pavorosa.

Ante las profundas desigualdades sociales que vive el mundo, hace poco decía Thomas Piketty que "estamos en una situación similar a la Revolución Francesa" (NOTA 1). Tiene razón, pero sólo en parte, porque eso debe ser en Francia o en Latinoamérica. No, aquí, en España. Aunque la injusticia social sea parecida, no se percibe un impulso de transformación progresista en marcha. Más bien lo contrario.

La fatiga democrática es evidente. Sectores importantes de la población no ven atendidas sus necesidades y desconfían de la política convertida en histriónica lucha por el poder. Las políticas neoliberales, la inflación y la crisis derivada de la guerra pauperiza a los sectores populares y aumenta la desafección política y la abstención electoral. Si se reduce la democracia a una caricatura se pierde el concepto de bien común y se entra en un proceso de despolitización.

Ello facilita la construcción del consentimiento, como dice David Harvey, para ir en contra de la mayoría y del bien común. Utilizando los sentimientos, los valores tradicionales sobre la religión, la patria, el papel de las mujeres; los miedos a la inmigración y al comunismo, etc., enmascarando en ellos otras realidades. Emociones agitadas por profetas que logran que sectores importantes de la población renuncien a la razón por abrazar la verdad revelada. Se trate de la falacia del Gran Reemplazo o cualquier otra que les lleve a recurrir al odio y a los instintos menos nobles del ser humano. La consecuencia es que muchas personas votan en contra de sus intereses o no votan por la desigualdad social. Este es el peligroso juego de la ultraderecha que hace que lo que está en juego no sea un simple cambio de gobierno.

Aquí el PP de Feijóo prepara el asalto al poder aprovechando el desgaste del Gobierno de coalición y la ola conservadora. Si le dieran los votos gobernaría en solitario, pero todo apunta a que la única aritmética posible es gobernar con Vox, si se descarta la gran coalición PP-PSOE. Desde muchos medios de comunicación se está normalizando esta hipótesis a partir de los dos modelos realmente existentes: el de Castilla León y el de Madrid, compartir el gobierno o pactar la política con la ultraderecha, respectivamente. En todo caso, hay un serio intento de la oligarquía de retorno al bipartidismo. Una vez liquidado Ciudadanos, el único obstáculo es la izquierda del PSOE, lo que representa Unidas Podemos y el espacio por construir de Yolanda Díaz.

Por ello, en un clima de desmoralización de la sociedad civil, la izquierda no puede cometer los viejos errores de la división y de programas poco ilusionantes o irreales. Nada es fácil, todo exige mucha inteligencia y generosidad, más aún cuando no hay un fuerte movimiento de masas empujando y exigiendo cordura y compromiso unitario. No estoy descubriendo ningún mediterráneo, pero las claves son básicamente tres.

1. Movilización. Sin ella, no se articulará una voluntad ciudadana en torno a la defensa de derechos y libertades y a la mejora de la sociedad. Esos son los ejemplos, desde Latinoamérica a Francia, donde se ha producido un cambio político o un avance de las fuerzas de la izquierda. En Bolivia no se hubiera recuperado el poder tras el golpe militar que destituyó a Evo Morales sin la lucha social e indígena. En Chile, las movilizaciones por la constituyente explican el triunfo de Boric. Las huelgas generales del año pasado en Colombia están detrás de la victoria de Petro. El avance del bloque de izquierda de Mélenchon en Francia no se entendería sin las huelgas en defensa del sector público y las pensiones y el movimiento de los chalecos amarillos. Falta mucha calle cuando más se necesita y sin ella es muy difícil que se abra paso la alternativa. La defensa de los salarios frente a la inflación, de los servicios públicos ante la galopante privatización, la protección social frente a la crisis, son líneas de reivindicación y lucha. Es la gran prioridad no exenta de contradicciones.

2. Programa. Que se base en ejes estratégicos como la lucha contra la desigualdad social (política fiscal progresiva, defensa de la educación y de los servicios públicos, reto medioambiental...), que piense en la mayoría social (empleo de calidad y con derechos, salarios y redistribución de la renta, protección social...), que refuerce los derechos y libertades (desde un nuevo Estatuto de los Trabajadores, y la defensa de la igualdad real). Es muy importante la participación de la sociedad civil en todo el proceso. En suma, hay que fortalecer el concepto de democracia y un nuevo sentido de lo común.

3. Unidad. Sin llegar a maldición bíblica, la izquierda siempre ha tenido una difícil relación con la unidad. Quizá porque en la izquierda hay demasiados protagonismos que pueden dificultar la gestión de las diferencias y de las ambiciones, porque los matices ideológicos derivan fácilmente en sectarismo o porque el pragmatismo suele brillar por su ausencia. Pero es un axioma que unidos se gana o se pierde menos. Así que el tema está claro: humildad de todos, generosidad, empatía, sentido común, y no olvidar lo que está en juego y quienes son los verdaderos adversarios. Divisiones las justas. Porque los dos problemas que tiene la izquierda son la división y la abstención, como se ha visto en Andalucía. No ir con una sola lista a las próximas citas electorales es un suicidio. Deberíamos aprender de Francia y Mélenchon. Desde la unidad y desde una política de alianzas, desde un sujeto histórico más plural, ojalá seamos capaces de seguir el consejo del veterano teólogo de la liberación, Gustavo Gutiérrez: "Vamos todos juntos, pero cada cual con su singularidad".

Así las cosas, el viernes 8 de julio, para sumar, no faltaré a la cita. Iré a oír, a establecer complicidades espero que con muchas otras personas. En reciprocidad, otros días Yolanda Díaz tendrá que escuchar y recoger las quejas de la clase trabajadora y de la ciudadanía. De ellos, y de algo así como unos Estados Generales de toda la izquierda y de la sociedad civil, debería salir ese programa ilusionante y transformador. Porque la izquierda debe ir en serio. Entonces podremos decir que la nave va, con un rumbo claro y con la participación activa y entusiasta de toda la tripulación. Ojalá este acto en Matadero Madrid sea el comienzo de algo importante. En ningún sitio está escrito que tengan que ganar los bárbaros.

Fuente: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/61473/en-ningun-sitio-esta-escrito-que-tengan-que-ganar-los-barbaros/#md=modulo-portada-fila-de-modulos:4x15-t1;mm=mobile-medium

 

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

XXXI Semana de CINE Mágico, una película que se sigue rodando

XXXI Semana de CINE Mágico, una película que se sigue rodando

Tras dos años de “standby”,el cine club La Linterna Mágika retoma la  Semana d...

Hacen pública la Agenda Cultural de Cieza para el mes de agosto

Hacen pública la Agenda Cultural de Cieza para el mes de agosto

El XXXII Festival Internacional de Folklore en el Segura, la Semana de Cine Mági...

Ya están a la venta las entradas de los diferentes espectáculos de la Feria de Cieza 2022

Ya están a la venta las entradas de los diferentes espectáculos de la Feria de Cieza 2022

El Ayuntamiento de Cieza ha dado a conocer los carteles de la programación music...

Latalaya.org