A+ A A-

El Madrid lo ha vuelto a hacer Featured

 Bartolomé Marcos

 

Sigo pensando, hoy, domingo, 29 de Mayo de 2022, hoy más que nunca por razones obvias, pues el equipo español ha conquistado, en París, su décimocuarto entorchado continental, que el “IRREAL MADRID”, además de un club de ensueño, que si no existiera habría que inventarlo,es una bendición para España, una de las pocas piezas irrenunciables y esenciales que le quedan a la gran nación que ha sido y que sigue siendo España, mal que les pese a muchos, para fundamentar -en falso, desde luego- su futuro, su gloria como pueblo y su porvenir como nación en el mundo. Y fíjense que digo “falsamente”, porque sigo pensando también que todas las glorias mundanas son inconsistentes, fútiles, “verduras de las eras”, como decía el poeta Manrique, y pocas vanidades humanas encajarán más y mejor en esos calificativos que las gestas de un equipo que juega a un deporte, como es el fútbol, que se juega además con los pies, expresión que en castellano, quizá injustamente porque no siempre es así, suele servir de arquetipo o pauta para definir lo defectuoso o lo mal hecho.

Pero (dentro de la generalizada vacuidad, inconsistencia e inanidad de todo lo humano, añadiéndole la tendencia natural a la superficialidad de casi todo lo hispano), el “irreal Madrid”, ha llegado a convertirse en un bastión recurrente y firme del orgullo patrio, que saca fuerzas de flaqueza y que no defrauda: está ahí para cuando se necesitan inyecciones de moral, de ánimo o de adrenalina. No falla. El único baluarte que hasta el momento he encontrado para ubicar aquel quimérico metaverso metafísico franquista de la “unidad de destino en lo universal”, que solíamos memorizar en los manuales de Formación del Espíritu Nacional, vulgo “Política”, una de las tres “marías” que, junto a la Religión (católica, por supuesto) y la Educación Física (vulgo Gimnasia) teníamos que cursar obligatoriamente en el Bachillerato y hasta en la Universidad. No vayan a sonreírse irónicamente cuando lean esto presuponiendo que constato con mi testimonio la intrínseca perversidad de la dictadura franquista, en lo que a adoctrinamiento se refiere, que supongo que sí, que también, aunque aquello era muy pueril como para tener éxito y calado.

La gesta madridista de este año ha tenido un mérito muy especial y una buena dosis también, ¿por qué no reconocerlo?, de la suerte del campeón, que ahora, felizmente, ya sabemos quién estaba llamado a serlo.  El de siempre, que es el nuestro, nuestro “irreal Madrid”, de Carlo Ancelotti, Carletto, el simpático italiano, el auténtico maestro en la dirección de equipos humanos al que supo recuperar, en su mejor jugada como gestor, Florentino Pérez, padre intelectual también, realmente, de la “flor zidanesca”, pues mentor de Zidane fue en su día. Lo de este año, tanto en Champions como en Liga (los dos grandes torneos que el Madrid ha llevado a sus bien provistas vitrinas, ha sido inaudito, increíble, casi inverosímil. Las “gestas” han ido in “crescendo”, hasta culminar en tres eliminatorias sensacionales, nada menos que frente al antipático París Saint Germain, o el por entonces vigente campeón de Europa, el Chelsea, o el equipo del mucho más antipático aún sólo por estar entrenado por el impresentable Pep Guardiola, el Manchester City. Todos minusvaloraron al Madrid cuando estaban próximas a llegar las grandes gestas de este año…¿quién se acuerda ya de la fase de grupos con el “resbalón” en el Bernabéu frente al Sheriff moldavo? Fue para darle emoción… Claro que yo también le he ayudado un poquito al Real Madrid. Les contaré un secreto que casi me da vergüenza referirlo, porque no es que tenga poca lógica, sino que no tiene ninguna. Mi primera regla de oro es no ver ninguno de los partidos del Real Madrid, convencido como estoy y como estaba de que, con lo gafe que yo soy, de ver el partido, “gafaría” al equipo de mis amores, que esta vez, sí, se ha superado, y ha superado su propia brillantísima historia y trayectoria. Así, llegadas las 9 de la noche de cada cita con partidos de la Champions, o también los correspondientes al campeonato de Liga, particularmente los primeros, me metía en la cama y me olvidaba de todo. Incluido, por supuesto, el irreal Madrid. El único vínculo con el exterior me lo proporcionaba mi nieto Ricardo. Él fue el encargado de traerme puntual noticia de las históricas “remontadas” de este año, frente a París Saint Germain, Chelsea o Manchester City o de la victoria final frente al Liverpool en París. Ricardo entraba sin llamar en mi habitación, cuando yo, casi siempre, ya daba al Madrid, aparentemente muerto, por eliminado ¡¡¡Abuelo!!! ¡¡¡Abuelo!!! Que el Madrid ha igualado la eliminatoria, que ha metido Benzema, o que ha marcado dos goles Rodrigo…gritaba mi nieto. Nada, ningún rival conseguía matar al Madrid. Así que “Madrid, como no te voy a querer…Nos has devuelto el orgullo, el amor propio, como equipo, como club, como raza, como pueblo…Ningún año como este nos había dado el Madrid tantos motivos para sentirnos orgullosos, para hacernos felices ¿Mbappé? Y ese, ¿quién es y qué pinta en esta historia?

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

El Ayuntamiento de Cieza volverá a contratar jóvenes desempleados con el programa “primera experiencia profesional”

El Ayuntamiento de Cieza volverá a contratar jóvenes desempleados con el programa “primera experiencia profesional”

El Ayuntamiento de Cieza, a través de la Concejalía de Empleo y Desarrollo Econó...

Próximo curso de “manipulador de alimentos y celiaquía”

Próximo curso de “manipulador de alimentos y celiaquía”

El Ayuntamiento de Cieza, a través de la Concejalía de Empleo y Desarrollo Econó...

El Ayuntamiento de Cieza informa sobre la nueva oferta de cursos Cisco-Mentor

El Ayuntamiento de Cieza informa sobre la nueva oferta de cursos Cisco-Mentor

  A partir de este lunes 12 de septiembre comienza el periodo de matriculació...

Latalaya.org