A+ A A-

“Conchi…alma gemela”… Featured

 Bartolomé Marcos

Saben ustedes que “camino, luego pienso” (junto con José Antonio Marín Ayala, Pedro Luis Almela, Antonio Machado y unos cuantos “locos de la colina” más, que son también de ese selecto club de pensadores peripatéticos…y un poco descerebrados, o, al menos, en necesario y urgente reequilibrio neuronal, algo, desde luego en mi caso, literalmente cierto. Dentro de aproximadamente un mes me haré una resonancia magnética nuclear, de cráneo, (espero que no explote) y visitaré a mi neurólogo, que tomará nota de las neuronas que me van quedando, que aún deben ser unos cuantos millones).

Pues bien, el viernes, 20 de Mayo, mientras terminaba mi habitual caminata matutina, recibí una llamada telefónica de mi hija menor, Patricia, a la sazón compañera de mi querida Conchi (María Concepción Piñera Moreno) en el IES Diego Tortosa, para comunicarme que “la prima Conchi” (así la llamamos y la consideramos todos en la familia, aunque “stricto sensu”, la prima -hermana- es su madre) se había caído en plena calle el jueves, 19, y estaba ingresada en el Hospital “La Vega” de Murcia. Presto llamé al número de móvil de Conchi, y, efectivamente, ingresada en la Vega estaba ella. Según el relato que me hizo, se había caído, en la misma calle donde vive su propia madre y donde se radica la pollería y establecimiento de comidas caseras Pollos Asados la Encarna, tras resbalar su pie izquierdo en un bordillo, forzar después para intentar restablecer el equilibrio, hacia el lado contrario, y caer finalmente de manera violenta al suelo sobre su hombro derecho -aunque curiosamente ella me contó que recordaba la caída como produciéndose a cámara lenta- con el desgraciado balance de un hueso del pie izquierdo roto, y la cabeza del húmero derecho devenida siniestro total. Vamos, una caída muy graciosa, pero sin gracia ninguna, bastante parecida a la que sufrí yo mismo hace cinco años en el parking Gran Vía, también, como ahora, en tiempo de primavera de camino hacia el verano, subiendo cargado con la compra del Carrefour, un sábado, a patita y despreciando chulesca y temerariamente, el extraordinario ascensor con el que está equipado el referido parking. Alma gemela que es mi prima Conchi, y espabilao que es uno, vamos…El resultado de aquello, mi húmero derecho, como el de Conchi, alma gemela en tantas cosas, como digo pero, por favor, no quisiera yo que también para esta clase de cosas, fractura conminuta y siniestro total, como corresponde a un patoso absoluto de marca mayor, que ese soy yo. Y no es que yo quiera desanimar a Conchi, pero mi brazo derecho no ha vuelto aún a ser el que era, a pesar de los esfuerzos de Francis Piñera, “my personal trainer”, aunque nunca fue tampoco un brazo como para lanzar cohetes, y él hizo lo que pudo, luchando siempre contra mi natural propensión mojigata y pusilánime a considerar que yo no tenía ya edad para sufrir y someterme a sus bienintencionadas “torturas”, ni tampoco para presumir. Pero Conchi es otra historia, paralela, gemela si se quiere, pero mucho más joven y distinta, una de las personas a las que más quiso mi madre. A mí, cuando me pasó aquello estaba ya jubilado; Conchi está en la plena madurez de su fecunda carrera profesional como docente brillante, lúcida y accesible, hábil manejadora de una pedagogía ajena a las doctrinas (¿qué es eso de la LOMLOE?), guiada siempre por el sentido común, la afabilidad, la sencillez, la cordialidad, el afán de servicio, y la entrega a su trabajo, que es el de la docencia…y la decencia. Y Conchi es una profesora fetén, como el primer paquete de tabaco que me fumé yo por las calles, parques y fuentes de Salamanca a los 15 años, antes de Francés, siempre, y ahora también, in pectore, de Lengua Castellana y Literatura, otra relación gemelar evidente entre su persona y la mía (Además, yo también fui profe de Francés). También Conchi fuma, aunque se lo debería dejar: el tabaco no es un mal compañero de viaje, y llegué a bautizarlo en su día como “alimento esencial para soportar la vida”, pero todo tiene un límite, y yo me lo puse en los cien pitillos diarios. Creo que ella aún está lejos de esa cifra.

Y no vayan a engañarse, que Conchi Piñera tiene también su corazoncito y tiene su alma en su almario. Y tiene, generalmente disimulado y escondido para no andar molestando a nadie, su geniecillo, tantas veces irónico y travieso, y hasta, si me apuran, si se tercia, su poca de mala leche. No le toquen esos botoncicos, déjenle en paz los “huevarios” porque puede saltar como un resorte, aunque Conchi, por lo general, repele el conflicto y es de natural conciliador y pacífico. No sabe tampoco, como yo, decir que no. La vida la ha tratado muy bien en los últimos tiempos. Le trajo el regalo precioso de su primer nieto, el niño de sus ojos, su machote chulo y risueño, que también hace las delicias del abuelo Manolo y de los bisabuelos Ricardo y Lolita.

Ahora, el infortunio de una desgraciada caída, que tampoco pasa nada pues sólo conlleva el incordio de recuperarse, (y de contribuir a otra gesta del irreal Madrid, lanzando punterazos siquiera virtuales con la bota Walker que le han puesto en su pie izquierdo), ha mandado al dique seco a una profa difícil de sustituir, a una persona de ejemplar vocación comunicadora; de hecho, en su centro de trabajo, prácticamente todos los eventos los presenta ella. Aunque dicen que nadie lo es, ella sabe hacerse imprescindible. Y ella, pues qué le va a hacer: se deja…Pero es que lo hace realmente bien. Siempre conecta bien con cualquier auditorio, empatiza con la gente, y sabe meterse en el bolsillo al público de cualquier edad y/o condición ¡Graciosa!, solía decirle mi madre. Y con cuánta razón…

 

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

Nueva edición del Mercadillo de Artesanía

Nueva edición del Mercadillo de Artesanía

El Ayuntamiento de Cieza organiza, el próximo domingo día 9 de octubre, una nuev...

Presentación del libro "Ilustración radical en España. Los hombres más malos del mundo”

Presentación del libro "Ilustración radical en España. Los hombres más malos del mundo”

El acto tendrá lugar el próximo lunes 10 de octubre a las 19:30 horas en la sede...

Nueva temporada de cine en el Aurelio Guirao

Nueva temporada de cine en el Aurelio Guirao

El próximo día 5 de octubre dará comienzo la temporada de programación regular d...

Latalaya.org