A+ A A-

Mal vamos compañeros Featured

 Adolfo Barrena Salces

Lo diré una vez más. No tengo la más mínima simpatía por Putin, ni por el Gobierno ruso, ni me gustan los oligarcas de ningún sitio, sean rusos, europeos, estadounidenses o de los emiratos árabes. Tampoco me gusta el Gobierno ucraniano que encarcela y reprime a comunistas, sindicalistas y antifascistas.

Hago esa afirmación primera para intentar, no se si lo conseguiré, que no me lapiden por ir contra la doctrina oficial.

Aquí todo dios, Putin, la UE, la OTAN, los EEUU, defienden sus intereses geoestratégicos y económicos.

Hace ya mucho que no me creo eso de que las guerras responden a ideales maravillosos sino que, todas, son por cuestiones económicas y que todas sirven a quienes manejan y controlan el poder económico o político. Ninguna, absolutamente ninguna, tiene como objetivo el pueblo llano que es quien pone los muertos, quien se ve condenado al exilio, quien pierde toda esperanza y quien, en definitiva, es la víctima de cada guerra.

Desde siempre, incluso antes de que existiera Izquierda Unida (recuerden que surge precisamente al organizarse en la movilización contra la OTAN), he sido y soy pacifista. Me he pronunciado siempre, en todo momento contra la guerra, contra el militarismo y contra los bloques militares que partieron el mundo en dos.

Ahora, en medio de esta histeria oficial, cuando se criminalizan las posiciones pacifistas, cuando se mira muy mal a quienes seguimos diciendo que hay que frenar la escalada militar, que no se puede alimentar una guerra imperialista enviando armas a una de las partes, cuando la locura generalizada lleva a la psicosis guerrera, me desayuno con que esas esperanzas de la izquierda se quitan la pegatina del ¡¡No a la Guerra¡¡ y adoptan la cómoda posición de lo "políticamente correcto", de la "razón de estado", de "a veces hay que tomar decisiones difíciles".

Mal vamos compañeros. Ya decía antes que, a mis años, con décadas de militancia, poca sorpresa me produce que haya gente interesada en montar una, o varias porque siempre hay alguna guerra activa aunque algunas no merezcan titulares ni interés mediático.

Lo que no esperaba, y os aseguro que me decepciona primero, me deprime después y me preocupa gravemente, es ver a Yolanda Díaz apoyar la decisión del Gobierno de apostar por la guerra enviando armas y material bélico a Ucrania. Me provocan las mismas tres reacciones conocer que esta posición de la Vicepresidenta es compartida por Ada Colau, por Alberto Garzón y por otras figuras de la izquierda. Me deprime, más todavía, ver que entre la izquierda se abren paso las voces que claman por la guerra. ¿No es apostar por la guerra esas llamadas a las armas y esos envíos de material de guerra?

De siempre, pero quizá es que ya seamos demasiado viejos, nostálgicos como benévolamente nos dicen algunos, abuelos que contamos batallitas, pensé que lo profundamente justa y razonable que es aquella consigna de "ni guerra entre pueblos, ni paz entre clases". Hoy, con profundo malestar, decepción y desasosiego veo que, incluso en la izquierda, hay voces que claman por la guerra entre pueblos (serán  trabajadores y trabajadoras, de Ucrania, de Rusia, de Europa y de todo el mundo) quienes pongan las víctimas, y serán las oligarquías de Ucrania, de Rusia, de Europa y de todo el mundo, quienes saquen los beneficios. Lamentablemente la lucha de clases la vamos perdiendo.

Mal vamos compañeras y compañeros. No será creíble ninguna propuesta de izquierda que no condene la guerra, que no defienda el antimilitarismo, que no se posicione abiertamente por la paz, el diálogo, la negociación y la diplomacia y que no le diga a Sánchez que enviar armas a Ucrania es alimentar una guerra imperialista en la que los pueblos, los trabajadores y trabajadoras de las dos partes, son una víctima de los intereses expansionistas de la OTAN, de la deriva imperialista de Putin y su Gobierno y de la violación de los tratados de Minsk.

Mal vamos compañeras y compañeros si no os sumáis a quienes rechazamos abiertamente la guerra que, se demuestra, es la posición más radical y revolucionaria en estos momentos.

Y,... por favor. Seamos serios. No utilicemos lo que sucedió con la II República para justificar el apoyo a una guerra.

 

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

Se presenta en Cieza el libro Ilustración radical en España. Los hombres más malos del mundo

Se presenta en Cieza el libro Ilustración radical en España. Los hombres más malos del mundo

Tras su presentación en octubre del libro de Pascual Santos López, en la sede de...

Agenda cultural para las dos primeras semanas de diciembre en Cieza

Agenda cultural para las dos primeras semanas de diciembre en Cieza

La concejala de Cultura del Ayuntamiento de Cieza, Concepción Villa, ha anunciad...

Charla-coloquio en el Palacio del Almudí de Murcia

Charla-coloquio en el Palacio del Almudí de Murcia

Con el nombre de "Día de la Partición" los habitantes de Palestina rememoran la ...

Latalaya.org