A+ A A-

“Se acaba el tiempo” Featured

Cyrano de Bergerac

Desde que Pedro Sánchez asumiera el encargo de lograr el suficiente apoyo parlamentario para alcanzar su investidura como presidente del gobierno, tanto él como Pablo Iglesias han mantenido una doble estrategia. El primero, azuzado por el sector más conservador del PSOE y la imperiosa necesidad de ser el centro de atención de los medios de comunicación para afianzarse como secretario general de su partido, bien logrando formar gobierno o apareciendo ante la ciudadanía como una víctima ante un adelanto electoral, ha centrado su estrategia en aparecer como el único capaz de negociar a derecha (Ciudadanos, CC y PNV) e izquierda (IU y Compromís) en el intento de lograr los 143 votos necesarios para, en una segunda votación, cumplir el encargo. Para ello, necesitado de la abstención de los 65 diputados que suman Podemos, y sus confluencias La Marea y En Comú Podem, sus lugartenientes han "resucitado" el viejo mantra de "la pinza" (el voto en contra de los diputados que "controla" Pablo Iglesias conjuntamente con la derecha del PP), que tan buenos resultados le dio a Felipe González en los años 90 con la IU de Julio Anguita, para forzar a Iglesias a abstenerse en la investidura. Ni que decir tiene que el líder de Podemos ha cometido varios errores que le “han dado alas” a los baqueteados portavoces socialistas: de una parte, la presentación de un documento en torno al cual ha pretendido tomar la iniciativa política intentado “apropiarse” del encargo de formar gobierno, en una puesta en escena en la que de facto ha reconocido el fracaso de su anterior estrategia de no sentarse a negociar con el PSOE si éste lo hacía con Ciudadanos; de otra, una redacción de su programa poco afortunada en algún pasaje del mismo, del que rápidamente se han aprovechado los hombres de Sánchez hablando de "obsesión por el control del CNI, de la Policía, de los jueces y de los fiscales y de RTVE" e inclusive de "involución democrática"; una ofensiva que ha obligado a Podemos a rectificar en dos ocasiones; y por último, el desacierto que ha supuesto la acusación al secretario general del PSOE de "arrogancia" y "prepotencia", que le ha valido calificativos como "broma de mal gusto", y es que, dicho sea de paso, no parece que él sea el más adecuado para nombrar la bicha.

Pablo Iglesias ha intentado en esta última semana tomar la iniciativa perdida con una doble intención: intentar "sacar" de la negociación a IU y Compromís dejando aislado al PSOE en su flanco izquierdo; y preparar a sus seguidores ante un eventual adelanto electoral que siempre ha contemplado como primera opción, si no era posible "controlar" el gobierno", en la creencia de que le servirá para dar el sorpasso a los socialistas y lograr su pasokización, objetivo último en su estrategia para, al estilo Syriza, ser la fuerza hegemónica de la izquierda. Ni lo uno ni lo otro han dado el fruto pretendido, ya que ni Alberto Garzón ni Mónica Oltra están por la labor de hacerle el juego a quien, en última instancia, no tiene otra intención que "fagocitarles" por lo que han continuado en la mesa de negociación; y está por ver que los cinco millones de votos que Podemos y las confluencias lograron el 20D constituyan un voto fiel y consolidado ante un, cada vez más probable, adelanto electoral en el que Pablo Iglesias pueda aparecer como el causante de impedir "en coincidencia con el PP” la formación de gobierno. De ahí, que la carta remitida el jueves por Alberto Garzón proponiendo una negociación a cuatro le haya venido como el salvavidas que necesitaba para entrar nuevamente en circulación.

En este escenario, Alberto Garzón ha demostrado que, pese a su juventud y a su escasa representación parlamentaria, tiene bazas que jugar, perfilándose como un buen estratega capaz de negociar bilateralmente con el PSOE la investidura de Pedro Sánchez a cambio de logros sociales y rehuyendo hablar de participación en el gobierno, sin importarle que los socialistas, al tiempo, negocien con el partido de Albert Rivera, lo que le sitúa en la posición de quien antepone los intereses de la gente que peor lo está pasando como consecuencia de la crisis y los recortes a los de su formación, ante la ciudadanía de izquierdas, y la capacidad de iniciativa para sentar en una misma mesa de negociación a los cuarto grupos que pueden sumar una mayoría suficiente, con apoyos de CC y PNV, para conformar un gobierno de cambio deseable y posible; un envite que hasta el PSOE ha tenido que aceptar aunque haya sido a regañadientes.

Lo cierto, es que, como dice Alberto Garzón, "se acabó la partida de póker" porque entramos en un nuevo escenario en el que “se acaba el tiempo” para el postureo, ya que el miércoles 24 de febrero tiene que estar cerrado el acuerdo de investidura, toda vez que el 25 empieza la consulta entre la afiliación del PSOE, y el miércoles 2 de marzo Pedro Sánchez tiene que presentarse en el Congreso de los Diputados con los apoyos suficientes. De lo contrario, sería el primer candidato rechazado en una investidura desde que reinstauró la democracia en España y el 26 de junio habrá que volver a las urnas, y, esto último, a pesar de las imaginarias cuentas que todos se hacen puede deparar sorpresas desagradables por parte de un electorado al que le dicen que “se equivocó” al emitir su voto el 20D. Así, lo entendió Artur Mas cuando, en el último instante, llegó a un acuerdo con la CUP a cambio de “su cabeza”.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

Se presenta en Cieza el libro Ilustración radical en España. Los hombres más malos del mundo

Se presenta en Cieza el libro Ilustración radical en España. Los hombres más malos del mundo

Tras su presentación en octubre del libro de Pascual Santos López, en la sede de...

Agenda cultural para las dos primeras semanas de diciembre en Cieza

Agenda cultural para las dos primeras semanas de diciembre en Cieza

La concejala de Cultura del Ayuntamiento de Cieza, Concepción Villa, ha anunciad...

Charla-coloquio en el Palacio del Almudí de Murcia

Charla-coloquio en el Palacio del Almudí de Murcia

Con el nombre de "Día de la Partición" los habitantes de Palestina rememoran la ...

Latalaya.org