A+ A A-

‘El tiempo ensimismado’, de Antonio Fernández, una novela entre lo real y lo mágico sobre un pueblo lleno de voces y ecos Featured

 En la presentación, que tuvo lugar este jueves 4 de junio en el Club Atalaya de Cieza, José Marín la resumió como “un cartapacio de papeles recién nacido cuya trama gira en torno al famoso oro de Moscú, desaparecido durante la Guerra Civil, en la que sus personajes transitan entre dos mundos: el amargo de un país en guerra y el más allá”.

Pascual Gómez Yuste.- No todos los días tiene uno la oportunidad de que sus libros sean comentados por unos lectores muy particulares. Esta experiencia la vivió este viernes el escritor ciezano Antonio Fernández Ortiz que puso su novela ‘El tiempo ensimismado’ (Piel de Zapa, 2021) en manos del filósofo Francisco Jarauta, el politólogo Manuel Moneero y el historiador Alejandro García. El peculiar acto, llamado coloquio de primeros lectores, tuvo lugar en el Club Atalaya Ateneo de la Villa donde José Marín presentó una novela rara, en el sentido de poco común. Esta rareza puede deberse a que lo único que llegamos a averiguar sobre el lugar donde acontecen los hechos es que se trata de Espartal y a que, del mismo modo, “se encuentra confundido en la física elástica del tiempo ensimismado”. El autor de ensayos políticos como ‘Octubre contra El Capital’ o ‘La izquierda en la era de la confusión’ debe pensar que la realidad, si está bien narrada, siempre supera a la ficción.

En palabras de Marín, “es un cartapacio de papeles recién nacido cuya trama gira en torno al famoso oro de Moscú, desaparecido durante la Guerra Civil, en la que sus personajes transitan entre dos mundos: el amargo de un país en guerra y el más allá”. Sacar esto adelante es siempre un reto, sólo al alcance de unos pocos. Fernández se ha valido de un método a la altura de su talento. En cierto modo se parece al que utilizó Kafka para escribir ‘La metamorfosis’. Todo lo que cuenta en el libro es ficción, pero todo está contado con un minucioso realismo. La obra del escritor checo es un relato realista extremo en el que sólo la figura del insecto es irreal y justamente ese es su poder de convicción. Lo mismo hace el autor ciezano: el detallis-mo extremo de la historia cotidiana es tan cuidadosamente realista que lo único que el lector considera irreal —la física elástica del tiempo ensimismado -se subsume en la trama hasta hacerla verosímil.

Fernández ama su ciudad natal. Ello le permitió escribir hace unos años una interesante novela titulada ‘Memorias de Espartania’. Su conocimiento del terreno le ha ayudado a insuflar a su nueva obra de esa sensación de naturalidad y de comprensión veraz del paisaje físico y humano que describe. Nunca la Espartal de Fernández parece una entidad ajena para el lector foráneo. Es una localización geográfica innombrada, “al sureste de una península fantástica”, murciana por supuesto. Este elemento no es de menor importancia si se trataba de hacer creíbles a los personajes que dan vida a la historia. Una vez resuelto este escollo, el escritor gestiona con pericia el dibujo de sus criaturas. Ninguna de ellas dejan indiferentes al lector. “Es un conjunto de historias fragmentadas de héroes y antihéroes en un pueblo que se parece mucho a Cieza”, resumió el presentador, quien añadió que “es un lugar lleno de voces y ecos, atrapado en una pena muy grande y prolongada para la que no se ha encontrado remedio”. 

Esta novela es una fiesta literaria y un derroche de talento. Las descripciones conductistas, añagazas todas aprendidas en sus lecturas de Faulkner, crean una insólita sensación de inmediatez, a la vez que le proporcionan al texto una intensidad emocional que sólo los escritores más grandes son capaces de regalarle al lector. El narrador ve lo que lo que ya no existe y reflexiona acerca de lo que nunca fue. “Son historias que nunca se terminaron de escribir”, concluyó Marin antes de dar paso a la ronda de primeros lectores. Para el historiador Alejandro García, que fue el primero en intervenir, esta era su apreciación: “Conozco la obra historiográfica de Antón, pero es la primera vez que me enfrento a su ficción, y lo que más me ha sorprendido ha sido la dureza de su escritura. También me ha llamado la atención los apodos utilizados que son un imán”. García puso de manifiesto el personaje de Pepín de las Cartas, “eje que articula ese laberinto de caminos que se cruzan en la trama”.

Para el profesor de la Universidad de Murcia, la novela “se centra en la vida de gentes sencillas y evoca a Pascual Duarte, cuyos personajes están arrojados a la vida en su soledad. Me he divertido mucho porque el autor es brillante como narrador y tiene nervio narrativo”. En esto último también coincidió el politólogo Manuel Moneero, que se encontraba muy a gusto e hizo reflexiones muy acertadas sobre la obra, y con tanta precisión de detalles que resultaba muy enriquecedor. “El título da pistas sobre la novela; la clave está en el tiempo, un tiempo ensimismado que no transcurre, que no avanza, y para hablar de este tiempo y jugar con el espacio-tiempo lo hace a través del personaje Pepín de las Cartas. De esta manera puede contar historias que se mueven en el plano de la realidad y del más allá”. Dijo también Moneero que el autor “recupera una manera de hablar, usos y tradiciones de una civilización abocada a desaparecer. Hace un esfuerzo de rememorar detalles y traducirlos a la literatura”.

Por su parte, el filósofo Francisco Jarauta destacó que su prosa “es tan directa y tensa que es capaz de describir y pintar al mismo tiempo. Esa intensidad semántica es un acierto”. Un libro, hecho en estado de gracia, para que, en su opinión, “se pueda contar como historia común. Toda literatura termina de desafiar y resolver lo particular y lo universal. Es la pretensión de universalidad de la literatura”. También afirmó que la aparición de Negrín en el argumento es muy interesante, “el político español más importante del siglo XX”. ’El tiempo ensimismado’ recuerda por su apelación a lo real y lo mágico a célebres obras de la literatura hispanoamericana. Discurre con esa agradecida naturalidad del que se nutre de lo real y lo ficticio, entremezclándose. Y es esa ambigüedad que sigue vibrando en sus páginas lo que, justamente, la justifica no como pretendida novela histórica, sino, mejor todavía, pura y simplemente como novela.

Fuente: https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10208863796669155&id=1741579120

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

Salud amplía la vacunación para la franja de edad 1962-1981 al martes 22 de junio además de este viernes

Salud amplía la vacunación para la franja de edad 1962-1981 al martes 22 de junio además de este viernes

Ya pueden solicitar autocita para vacunarse los ciezanos nacidos entre los años ...

Ya pueden solicitar autocita para vacunarse los ciezanos nacidos entre 1962 y 1981

Ya pueden solicitar autocita para vacunarse los ciezanos nacidos entre 1962 y 1981

Fuentes de Salud Pública informan de que, el Polideportivo Municipal Mariano Roj...

Convocan ayudas a autónomos con los 142 millones que el Gobierno central ha transferido a la Región

Convocan ayudas a autónomos con los 142 millones que el Gobierno central ha transferido a la Región

Un comunicado de los socialistas ciezanos dice que ya es una realidad la línea d...

Latalaya.org