A+ A A-

Nuevos detalles del asalto al Capitolio instigado por Trump y sus aliados Featured

Las preguntas delatan la trascendencia de aclarar lo ocurrido, sea antes o después de que Trump abandone el poder el 20 de enero si, como parece, no da tiempo a que el impeachment exprés fructifique.

Beatriz Navarro/La Vanguardia.- “¿Conoce usted a esta persona?”. Las paradas de autobús de Washington han amanecido cubiertas con carteles con fotografías de decenas de individuos que participaron en el asalto al Capitolio. Uno es sospechoso de transportar bombas de fabricación casera como las halladas en las sedes del Partido Demócrata y el Republicano. Otros, de actos de violencia en el Congreso. La recompensa por las pistas es de hasta 50.000 dólares.

Lo que no falta es evidencias gráficas del negro suceso. Cuatro días después de la histórica insurrección instigada por el presidente Donald Trump y sus aliados, Estados Unidos continúa descubriendo con horror nuevos detalles sobre el ataque al templo de su democracia y las gestiones realizadas desde los despachos del poder que deberían haberlo evitado. Las preguntas delatan la trascendencia de aclarar lo ocurrido, sea antes o después de que Trump abandone el poder el 20 de enero si, como parece, no da tiempo a que el impeachment exprés que planean los demócratas fructifique antes de que Joe Biden llegue a la Casa Blanca.

¿Hasta qué punto estaban organizados los asaltantes? ¿Qué planeaban? ¿Por qué algunos policías dejaron pasar sin problemas a los insurrectos y la Guardia Nacional tardó horas en aparecer en el edificio? ¿Contaba el presidente Trump con el apoyo tácito de las agencias del Gobierno para permitir que la situación se descontrolara? Vídeos grabados durante las seis horas que se tardó en restaurar la calma en el Capitolio, un edificio de armónica arquitectura neoclásica, indican que es posible que, in extremis, se evitara una tragedia aún mayor.

“¡Nos van a dejar entrar!”, se oye decir, felices, a varios manifestantes tras comprobar que después de aporrear la puerta la policía del Capitolio les deja pasar sin problemas a uno de los edificios supuestamente más vigilados del país. Desbordados o cómplices, los agentes se colocan a los lados del pasillo mientras los insurgentes entran con sus banderas y disfraces, la estratagema recomendada en los foros de internet para poder introducir armas.

Entre los manifestantes se cree que había agentes del orden fuera de servicio y veteranos llegados de todo el país. Un sheriff de Texas investiga la participación en el asalto de un lugarteniente. Una agente de la policía metropolitana de Washington asegura en un post publicado en Facebook que vio cómo algunos insurgentes presentaban sus credenciales de agentes del orden para abrirse camino.

“¿Dónde está Pence?”, “¡Pence, traidor!”, gritaban los simpatizantes del presidente cuando, para su propia sorpresa, llegaron hasta la sala de plenos del Senado, hasta poco antes reunido en sesión plenaria conjunta del Congreso para certificar que Biden fue el ganador de las elecciones. El vicepresidente de EE.UU. había sido señalado como desafecto por el propio Trump en Twitter y en su arenga a los manifestantes desde la Casa Blanca después de que este le dijera que no tenía ningún poder constitucional para alterar el resultado.

“Había un ambiente de circo”, afirma el fotógrafo Saul Loeb, de la agencia Afp. Los vídeos del ataque muestran a varios individuos haciéndose selfies, sorprendidos de haber llegado tan lejos en la ejecución de sus propósitos, planes que llevaban semanas comentando en redes sociales como Gab o Parler, muy populares entre los ultraderechistas por su nula política de moderación de contenidos. Ambas han captado miles de usuarios estos últimos días a raíz de las represalias de Twitter contra Trump, cuya cuenta ha cerrado indefinidamente.

Pero el FBI investiga si algunos pretendían atacar a los legisladores. La imagen de varios asaltantes equipados con esposas de plástico como las que usa la policía en las manifestaciones hace pensar que podían tener intención de tomar rehenes. El propio presidente había señalado a la clase política, también la republicana, como “traidores”.

Uno de los individuos equipado con lazos de cremallera de plástico ha sido identificado como Larry Rendall Brock. Se trataría de un teniente coronel retirado procedente de Texas, afirma John Scott-Railton, de la Universidad de Toronto, en The New Yorker . El hombre luce equipamiento paramilitar, insignias oficiales, simbología racista y un casco de combate. La presencia de esposas en el lugar evoca el plan abortado por el FBI para el secuestro y juicio sumarísimo de la gobernadora de Michigan, la demócrata Gretchen Whitmer.

A petición de la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, se ha publicado el intercambio de mensajes entre las autoridades locales y el Pentágono, responsable último de las decisiones sobre despliegues militares en el Distrito de Columbia, que carece de estatus de estado. A pesar de que en los últimos días era evidente que la manifestación de apoyo a Trump iba a atraer a miles de personas, el dispositivo de seguridad previsto fue sorprendentemente magro. ¿Mera incompetencia o estrategia?

La policía del Capitolio había pedido ayuda pero según este material el Departamento de Defensa, liderado ahora por personas sin más credenciales que su lealtad total a Trump, impuso severas restricciones a la misión de la Guardia Nacional del Distrito, que no tenía material antidisturbios ni munición. Solo podían interactuar con los manifestantes en defensa propia.

El secretario del Ejército, Ryan McCarthy, alegaba que el Congreso no había pedido ayuda antidisturbios y le inquietaba la imagen que pudiera transmitir la presencia de uniformados en el edificio, a pesar de que hasta entonces al presidente Trump no le había temblado la mano a la hora de enviar militares cuando quienes protestan son simpatizantes de Black Lives Matter.

El Pentágono tardó casi tres horas en autorizar el despliegue de antidisturbios y refuerzos de la Guardia Nacional procedentes de estados vecinos. El gobernador de Maryland, el republicano Larry Hogan, ha revelado que el secretario de Defensa le denegó el permiso para enviar efectivos a la capital después de que las autoridades locales les pidieran ayuda. Noventa minutos después, con la situación claramente fuera de control, le llamaron para pedirle que enviara a su Guardia Nacional. Afirman que fue el vicepresidente Pence quien medió para facilitar la decisión.

Mientras congresistas y senadores eran evacuados, el edificio acabó tomado por los sublevados. Estuvieron dos horas en su interior. Saquearon sus oficinas y lanzaron gases lacrimógenos a la policía. Un angustioso vídeo muestra cómo los insurgentes, muchos vestidos con uniformes paramilitares, acorralan a varios agentes. Uno quedó preso entre una puerta y un escudo. Un policía murió el viernes como consecuencia de las heridas sufridas al ser atacado por la turba con un extintor. Cuatro más por emergencias médicas. La policía detuvo al dueño de un coche, un hombre de Alabama, en el que hallaron 11 bombas caseras.

McCarthy, responsable en nombre del presidente de la Guardia Nacional del Distrito, ha anunciado la inminente llegada a la capital de 6.200 efectivos de este cuerpo de reservistas. El plan es que se queden hasta después de la jura de Biden, prevista para el día 20 de enero en las mismas escaleras que tomaron los insurgentes. Entre el material que dejaron atrás, además de insignias de la Confederación y otros símbolos racistas, gorras y banderas de Trump, había una gran horca con la soga preparada. “Que les corten la cabeza”, rezaba una pancarta que se ha llevado junto con otros artículos a un museo federal, como parte de la historia americana que ya son.+

Fuente: https://www.lavanguardia.com/internacional/20210110/6178111/nuevos-detalles-asalto-capitolio-instigado-trump-aliados.html

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Cieza: Intervención de Francisco Saorín en el pleno del 01/12/2020

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

Federico Mayor Zaragoza ofrece online la conferencia "Inventar el futuro"

Federico Mayor Zaragoza ofrece online la conferencia "Inventar el futuro"

El Foro por el Pensamiento y el Diálogo de Cieza, con la colaboración de la Univ...

La Fea Burguesía Ediciones presenta el poemario “El resto es propaganda” del ciezano Pepe Belló

La Fea Burguesía Ediciones presenta el poemario “El resto es propaganda”  del ciezano Pepe Belló

A pesar de los tiempos difíciles que vivimos, del alargamiento de la pandemia pr...

Nueva oferta formativa para el inicio de la campaña agrícola 2021

Nueva oferta formativa para el inicio de la campaña agrícola 2021

La Concejalía de Empleo y Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Cieza, en col...

Latalaya.org