A+ A A-

“Que sí…como te lo digo…que me han echao” Featured

Bartolomé Marcos

Créetelo, aunque yo aún no dé demasiado crédito. Sin cuidados paliativos, sin aviso previo, sin consideración alguna, sin comunicación de quienes han asumido la publicación del nuevo “El Mirador de la Prensa”, y (lo que es aún peor), sin explicación de ninguna clase de quienes hasta hace dos semanas regentaban “El Mirador de Cieza” (lo que ya es descortesía y menosprecio evidente) debo decir que  han prescindido de mí- y de mi sección semanal “El Viaje (Final) a Ninguna Parte”-, como si ya me hubiera muerto, o -peor aún-, como si nunca hubiera existido. No me he muerto, pero me han “matao”. Y han sido 26 años nada más y nada menos. Colaboración que no les ha costado ni una peseta antes ni un euro después, ni un céntimo nunca. Nada. Ya les digo. Ni un céntimo…Y creo haber demostrado con cierta solvencia saber defenderme en este oficio de juntar palabras (con son y con sentido, ¿eh? No dejadas caer al albur y al calambur). Pero es que, oigan, insisto porque aún no salgo de mi asombro: ni decirme un puto adiós siquiera ¿Qué les he hecho yo? Y los que entran, nada, ni una puñetera mínima propuesta sobre si quería mantener la colaboración, o no, que también está feo no hacerla, siquiera como educada formalidad, vamos, digo yo. Y no les digo nada de los que salen, los que abandonan el barquito de “El Mirador”, que esos, si te he visto no me acuerdo…¡¡¡Joooodeeeerr!!!

Quizá sea que llevo algún tiempo, unas cuantas semanas- bastantes- incluyendo en el título genérico habitual de esta colaboración (entre paréntesis, que es anacoluto equivalente, mutatis mutandis, a la coma cervantina, así, talmente como esto), la palabra final. Disculpen el fárrago que les organizo; algo culterano y cervantófilo que es uno. Lo vengo haciendo (lo de incluir en el título la palabra final al lado de viaje) desde que en el año 2016 una hemorragia cerebral me puso al borde de la muerte, que vino a mi puerta a llamar (sic) diciéndome…”buen caballero, dejad el mundo engañoso y su halago/ vuestro corazón de acero/ muestre su esfuerzo famoso en este trago”/, pero a la que pude burlar finalmente, diciéndole, “tranquila, vieja enemiga; no es momento aún…vete y vuelve más tarde, u otro día o el año que viene…o mejor no vuelvas… nunca”. No obstante, aquel fue un aviso brutal de derrumbe definitivo y fecha de caducidad inevitable. Todo se acaba en la vida…cuando la vida se consume y se consuma y llega a su fin, o cuando te aplican la eutanasia incluso sin pedirla, como pasa aquí, ahora, y a mí para más señas. Nos encontramos ante un caso de flagrante asesinato, que podríamos calificar como tal sin exageraciones, ¿verdad?, hasta de magnicidio, dada la magnitud, méritos, entrañamiento y vinculación evidente de mi persona con la historia de “El Mirador de Cieza”: casi cofundador en su día con José Luis Vergara, colaborador habitual y suministrador de contenidos en los primeros tiempos heroicos, redactor jefe en su día, articulista en tres secciones, “El Viaje a Ninguna Parte”, “la Ventana Indiscreta” y “el Viaje (Final) a Ninguna Parte”, que ha llegado, sí, a su final, desde luego, en lo que al “Mirador de Cieza” se refiere. Y mira que hubo veces que me advirtieron sobre lo infumable de aquel “tebeo”, aquel “panfleto” de corta y pega ruedas de prensa y editoriales en primera persona…e indigno de mi propia persona y trayectoria profesional, las cosas como son y al pan, pan y al vino un buen queso curao.

Pero no se preocupen, que no pasa nada. ¡Qué había de pasar, con la que está cayendo en España!; esto es pecata minuta. No pasa nada, porque, en España, “escribir sigue siendo llorar” (Larra dixit) y no escribir, pues también, y eso lo tengo asumido y estoy resignado. Eso se ve que han pensado los nuevos gestores de “El Mirador”ese, el de la prensa, que habrán querido ahorrarme sufrimiento, porque casi todas mis colaboraciones habían acabado siendo capítulos de mi propia vida, o como con su proverbial retranca y cachondeo me comentaba un día la artista ciezana Carmen Carrillo, “tus artículos son tu vida en fascículos”. Y escribir alivia el dolor de existir, tiene una potencialidad lenitiva, transforma el dolor en dolorido sentir y el dolorido sentir en suave y hasta agradable melancolía. Si yo tenía que haber sido portugués. Ya saben, por la “saudade”.  Rememorar el dolor duele, pero al tiempo, masoca que es uno, atenúa ese mismo dolor. Además, para lo que me queda que estar en este convento, me cago dentro.

¡Que uno, o sea yo, aún sé juntar palabras para obtener frases con sentido! Señores, señoras, señora y señoritos de El Mirador de la prensa, ustedes se han inventado otro periódico y han enterrado “El Mirador de Cieza”. Les diré, un tanto -y sólo, así, con tilde, circunstancialmente enojado-, pero sin rencor ninguno, que a base de errores también se aprende, de manera que sigan cometiéndolos, pero ni ustedes van a durar otros 25 años, ni yo voy a estar aquí para comprobarlo, desde luego. Seguiré escribiendo donde me dejen. En cuanto a ustedes -y “ustedas”- mucha suerte, que les va a hacer falta, y agur, que es un adiós, en vasco, como más final y definitivo. Claro que, el Viaje a Ninguna Parte sigue...”El único tema serio eres tú, es decir, yo”. Esto se lo debo a Sostres, Don Salvador, que, de vez en cuando, encuentra y nos regala también frases inspiradas.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

La Fea Burguesía Ediciones presenta el poemario “El resto es propaganda” del ciezano Pepe Belló

La Fea Burguesía Ediciones presenta el poemario “El resto es propaganda”  del ciezano Pepe Belló

A pesar de los tiempos difíciles que vivimos, del alargamiento de la pandemia pr...

Nueva oferta formativa para el inicio de la campaña agrícola 2021

Nueva oferta formativa para el inicio de la campaña agrícola 2021

La Concejalía de Empleo y Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Cieza, en col...

Latalaya.org