A+ A A-

Segunda transición o Abascal Featured

Pepe Haro

En  octubre de 1934, cuando la derecha accede al gobierno republicano, estallan en España dos revoluciones simultáneas: una de carácter obrero, que finalmente se circunscribe a Asturias, y otra de naturaleza soberanista en Cataluña, donde Luis Companys, líder de ERC, proclama el ‘Estado catalán, dentro de la República Federal Española’ (apréciese el adverbio dentro, sobre el que luego volveremos). Me voy tan atrás en el tiempo porque creo que lo que entonces sucedió fue la eclosión de dos problemas históricos, el social y el territorial, enquistados en la política española durante siglos debido a la actitud que la monarquía y las derechas han mantenido al respecto, en tanto que representantes de unas oligarquías cicateras, incompetentes y aristocráticas, que nunca han tenido una idea de país vertebrado a partir de la cohesión de sus distintos componentes sociales y de los diversos territorios que lo integran.

Así pues, en España la modernidad transcurre cronificándose tanto la desigualdad social como el centralismo nacionalista español, mientras que en Europa, sobre todo a partir de la derrota del fascismo en 1945, se sientan las bases para el contrato social y el Estado del Bienestar. Aquí no tuvimos ‘espíritu del 45’. Padecimos, por el contrario, una feroz dictadura militarista y clerical, y después una transición que mantuvo en el poder a los mismos sectores que lo usurparon durante 40 años.

Por ello, a pesar de que disponemos de una Constitución que en su articulado posibilitaría implementar derechos sustanciales(salario digno, vivienda, pensión revalorizada, empleo garantizado, reconocimiento de la plurinacionalidad del Estado, etc), la prevalencia de las fuerzas conservadoras desde que tenemos democracia ha tenido consecuencias: nuestro Estado del Bienestar no es homologable al de aquellos países con los que nos medimos económicamente, el nivel de paro hispano siempre dobla la media de la eurozona, la presión fiscal sobre las rentas altas es más baja que en los países vecinos y la España plurinacional ni está ni se la espera. Para colmo, las políticas neoliberales que padece Europa desde principios de los 80 se han ensañado con particular virulencia sobre un sistema de protección social estructuralmente frágil como el español.

En el momento presente nos encontramos en una encrucijada para el Régimen del 78, con dos posibles salidas. En la primera, la derecha, aliada con la extrema derecha, tiene claro su modelo: recentralización territorial, merma de libertades y derechos y neoliberalismo puro y duro. Regresión incluso a tiempos preconstitucionales(paradójicamente invocando la Constitución). La segunda salida no puede ser otra que abordar tanto el abandono de las clases populares a su suerte como la elusión del conflicto político en Cataluña y Euskadi que arrastramos desde hace mucho, mediante un sólido programa orientado hacia la revalorización del trabajo y La negociación con las comunidades históricas (y con las demás) para transformar el Estado de las Autonomías en un Estado federal pleno. Estoy convencido de que tanto el unilateralismo independentista como el rancio nacionalismo español se diluirían en el seno de un proyecto que contemplara una relación federal y confederal entre los distintos pueblos de España que garantizaría su unidad. Aquí retomamos aquel ‘dentro’ de Companys que citaba a principio: el soberanismo progresista catalán puede encontrarse con la izquierda española en el federalismo, como en 1934. Y como en 1873, cuando el Cantón Murciano.

El pacto suscrito entre PSOE y Unidas Podemos es una vía abierta, si se concreta en los términos adecuados, para alcanzar una democracia de calidad, sin cloacas del Estado, sin corrupción, sin impunidades regias, sin desigualdad exagerada, sin precariedad social. Sin conflictos entre nacionalismos. Para ello el acuerdo debiera extenderse a ERC y PNV, más allá de la garantía que estos partidos puedan ofrecer, respectivamente, de una abstención técnica o un coyuntural respaldo parlamentario. Ordenar España significa atender las demandas de la clase trabajadora y seducir a esos catalanes y vascos que se quieren ir. Hay que abordar con valentía una segunda transición hacia la democracia. Porque si fracasa, nos espera Abascal con caballo y fusta.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

Alfaqueque Ediciones presenta 'Memorias de un misionero enamorado' del ciezano José Antonio Fernández

Alfaqueque Ediciones presenta 'Memorias de un misionero enamorado' del ciezano José Antonio Fernández

Coincidiendo con la puesta a la venta el próximo lunes, 16 de diciembre, del l...

Este sábado Cieza acogerá la Asamblea Político y Social de IU-Verdes Región de Murcia

Este sábado Cieza acogerá la Asamblea Político y Social de IU-Verdes Región de Murcia

El evento comenzará a partir de las 10 de la mañana en el IES Diego Tortosa. ...

Agenda de actividades del 9 al 15 de diciembre

Agenda de actividades del 9 al 15 de diciembre

La Concejalía de Cultura informa sobre el calendario de actividades y actos pa...

Latalaya.org