A+ A A-

Vox, nuevo socio preferente Featured

Ángel Montiel/La Opinión de Murcia

¿Qué ha pasado aquí para una transformación tan profunda del relato de Cs en tan sólo cincuenta días? La campaña electoral fue una apelación permanente al cambio y a la regeneración política, lo cual no dejaba duda acerca de qué partido era el principal adversario de los de Franco

Ciudadanos no se sentaría jamás con Vox, y ahora los invitan a sentarse. Y tan curioso como lo anterior: Vox se quejaba de que Cs no quisiera sentarse con ellos, y cuando los invitan a hacerlo, se lo piensan a lo largo de todo un día.
Es verdad que la invitación de Cs es como para pensársela: convocan a Vox para que rectifiquen. ¿Tú irías a un encuentro sobre el que te advierten que se producirá para pegarte la regañina?

La convocatoria, además, se produce el mismo día en que en Madrid se inicia el proceso de investidura para la presidencia de aquella Comunidad, con la particularidad de que no hay un candidato que pueda salir investido, pues Vox ya ha anunciado que no suscribirá el pacto PP-Cs. Si votan no en Madrid, ¿cabe pensar que aprobarán a la vez votar sí en Murcia? Mala fecha para la reunión.

Y por otro motivo añadido, quizá más concluyente: el líder de Vox, Santiago Abascal, invitó el lunes desde Murcia a Albert Rivera a una reunión 'a tres' en Madrid con Pablo Casado, que debía haberse celebrado ayer, a la que el líder de Cs no compareció. Rivera no quiere mancharse en una foto con Vox después de la que protagonizó en la plaza de Colón. Pero, por lo visto, no le importa que lo hagan los líderes locales de su partido en las Comunidades correspondientes.

Bien, si Cs despreció ayer el encuentro a tres en la cumbre, ¿deberán responder los negociadores regionales de Vox a la llamada de Cs en la Región de Murcia? Eso es lo que ayer sopesaban hasta bien entrada la noche. En teoría, deberían resistirse, según se planteaban, ya que la convocatoria de Cs suponía adaptarse al guión de éstos al instante de que Rivera hubiera despreciado la invitación al diálogo de Abascal.

Pero Cs elevó ayer el reclamo al anunciar que en el café de la regañina la anfitriona sería esta vez Isabel Franco, la candidata en el pacto PP-Cs a la vicepresidencia del Gobierno. Y es que, una vez traspadada la línea roja del veto a Vox por causa de necesidad, Cs parece dispuesto a pringarse del todo, pero todas las cesiones observadas hasta ahora no contienen la que serviría definitivamente para seducir a Vox: que Franco estampara su firma en un acuerdo tripartito, más allá de la verbalización de las coincidencias y de aceptar que su socio López Miras adquiera compromisos paralelos con Vox sobre los que Cs haría la vista gorda o consentiría maternalmente.

¿Qué ha pasado aquí para una transformación tan profunda del relato de Cs en tan sólo cincuenta días? La campaña electoral fue una apelación permanente al cambio y a la regeneración política, lo cual no dejaba duda acerca de qué partido era el principal adversario de los de Franco. Tanto es así que en el último tramo, el PP puso en marcha desde las alcantarillas una campaña de descrédito contra la candidata Isabel Franco y no dudó incluso en denunciar comportamientos irregulares de algún exconcejal popular que había pasado a ser candidato municipal de Cs.

Inmediatamente después de las elecciones, en manos de Franco quedaron dos llaves de distinto color, roja y azul, y ella anunció que activaría una u otra según el resultado de los tanteos que su partido se proponía con PSOE y con PP. No pasaron muchos días sin que Cs acuñara el concepto de 'negociador preferente' para desvelar su disposición a pactar con el PP, para acabar, semanas después, eliminando toda posibilidad futura de acuerdo con el PSOE, que dejaba de ser el PSOE para ser denominado como 'el sanchismo'.

El veto a los socialistas se producía a la misma vez que se rompía el que venían manteniendo contra la extrema derecha. No dudaron en enviar a sus representantes a una negociación de la que resultaron diez puntos de acuerdo, si bien se negaron a firmarla aduciendo que se trataba de un acuerdo bilateral de Vox con el PP que ellos se limitaban simplemente a agradecer si de él se deducía la abstención para aprobar el único pacto que les resultaba válido: el que firmaron con el PP. Pero dado que Vox no se conformaba con ese tipo de aceptaciones elusivas, de lo que fue prueba la segunda sesión de la investidura de López Miras, Cs ha suspendido sus remilgos y ha convocado para hoy una reunión a tres (el café de la regañina) en la que participará su propia líder electoral.

Y ahora es cuando el mundo se pone del revés. Vox se piensa largamente si debe acudir a ese encuentro cuando la propuesta que había lanzado (la de la cumbre de los tres líderes nacionales en Madrid) fue desestimada por Rivera.

Mientras tanto, el socialista Diego Conesa remite a Cs una propuesta de pacto que, junto a otros apígrafes, calca las medidas del acuerdo PP-Cs para hacerlo convalidable, a pesar de saber que no será atendido, pues la opción pública de Cs si su nuevo 'socio preferente', Vox, no entra en razón, será la llamada a las urnas.

Una repetición de las autonómicas, separadas de las municipales, podría convocar una participación por debajo del veinte por ciento, y no está claro que Cs saliera muy favorecido por varias razones: una, es un partido que sufre una evidente crisis interna y de desafección de una parte de sus votantes por los extraños giros poselectorales que protagoniza; y dos, porque sería el responsable de dicha repetición después de haber tenido en su mano dos llaves para la gobernabilidad para acabar cediendo una de ellas a Vox, convertido inesperadamente ahora en el auténtico partido bisagra. Y encima se están pensando si deben ir a tomar café con Cs.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

Abierto el plazo de inscripciones “Autos Locos 2019”

Abierto el plazo de inscripciones “Autos Locos 2019”

Como colofón a unas siempre gratificantes y animadas vacaciones de verano, lle...

Concierto de Jaime Lafuente y Jesús Ronda en el Club Atalaya

Concierto de Jaime Lafuente y Jesús Ronda en el Club Atalaya

El próximo jueves 11 de julio, a las 22 horas, Jaime Lafuente y Jesús Ronda, d...

Latalaya.org