A+ A A-

José Luis Álvarez-Castellanos: "Cambiar la Región de Murcia es un aliado necesario para el PSOE, a pesar de que desconfiamos de los socialistas" Featured

"Somos los únicos que vamos a desmantelar los conciertos educativos que anunció López Miras"

Antonio Valero/La Opinión de Murcia.- Afronta José Luis Álvarez–Castellanos su primera campaña autonómica sin permitirse ningún minuto de flaqueza. «Tengo que estar a la altura de la gente, que se está dejando la piel para que Izquierda Unida vuelva a la Asamblea Regional», asevera. La reforma electoral, que se estrenará el 26M –tras muchos años de lucha para IU–, les facilita el camino, aduce este profesor jubilado mientras recuerda emocionado a su impulsor, José Antonio Pujante, el otrora líder de IU que falleció repentinamente en enero. Ahora el peso de la voz de la izquierda recae en Álvarez–Castellanos, al frente de Cambiar la Región de Murcia, la coalición formada por IU y Anticapitalistas.

¿No es muy arriesgado a tres meses de unas elecciones crear una nueva marca, desconocida para todos?

El espacio de Cambiar la Región de Murcia no es meramente una marca electoral. No impulsamos proyectos basándonos en finalidades electoralistas. Es un proyecto de participación ciudadana, abierta y horizontal, donde los diputados estarán sometidos a la fiscalización de la asamblea que los impulsa. Es un proyecto con vocación de medio y largo plazo, una herramienta para la movilización social. En comunicación política, estamos haciendo un gran despliegue para que aparezca, junto a Cambiar la Región, la anotación de IU más Anticapitalistas. Aun así, el logo de IU está visible en la coalición, con lo cual la gente no tendrá problemas para identificar a IU.

Se presentan en 34 municipios, con nombres muy distintos... ¿No es confuso para el votante?

Estamos en el proceso de la reconstrucción del espacio de la izquierda. El problema es que se mezcla con las coyunturas electorales y se distorsiona el objetivo final. ¿Cuál es el objetivo? Ante el avance de las políticas neoliberales, que ya vienen de lejos –los gobiernos del PSOE ya planteaban políticas de corte neoliberal–, hay que organizarse desde la izquierda para parar este tipo de medidas y tratar de recuperar las políticas que ponen el acento en las personas. No estamos por proyectos personalistas de izquierdas. El espacio de unidad popular lo iniciamos en 2015 y ahora le toca a Cambiar la Región. Y eso se traduce en una confusión en los nombres con los que nos presentamos, pero son riesgos que hay que asumir.

Durante meses negociaron por la confluencia con Podemos, pero al final no concurren juntos. ¿Por qué? ¿Se pecó de personalismos?

No ha sido por personalismos. Cuando comenzamos las negociaciones, lo primero que planteamos es no hablar de listas, sino de proyectos. El acuerdo con Podemos tenía que ser ilusionante para todas las partes. No se puede cerrar un acuerdo desde la cúpula sin contar con la militancia. Le pusimos a Podemos encima de la mesa: hagamos conjuntamente el programa electoral, nos dijeron que no. Una vez hecho el programa, hagamos primarias sin hablar de puestos, nos dijeron que no. Nos plantearon un proyecto donde lo importante era el Grupo Parlamentario, en el que Podemos era el plato fuerte y nos invitaban a esa comida con una sola persona de IU para funcionar con las normas, la organización y los principios de Podemos. No podíamos decir que sí a un proyecto en el que IU aparecía como una fuerza subordinada a otra. Queríamos igualdad de condiciones. Para construir algo juntos hace falta que los demás también estén en la misma sintonía. Aunque hemos llegado a acuerdos con Podemos en ocho municipios de la Región.

¿Y en qué se diferencian de Podemos a la hora de pedir el voto?

Nuestro proyecto e ideario es sobradamente conocido desde hace años. Aportamos una radicalidad de izquierdas en el sentido de compromiso con los problemas; no nos duelen prendas en enfrentarnos a las personas que ostentan los privilegios del poder en la Región. Hace un año, hubo una moción en la Asamblea para reducir los límites de los parques naturales de Calblanque y Cabo de Cope. Detrás de todo eso está la urbanización y la destrucción de las joyas medioambientales. El único partido que se enfrentó de manera radical fue IU. Y somos los únicos que vamos a desmantelar los conciertos educativos que anunció López Miras, incluidos los de Bachillerato, garantizando con un plan los puestos de trabajo de los trabajadores para que se integren en la red pública de centros.

¿Qué aporta Anticapitalistas a la coalición de Cambiar?

Tenemos una amplia coincidencia del análisis político de la realidad. Ellos aportan su perspectiva de impugnación capitalista como elemento y causa que genera todos los problemas de la sociedad.

¿Es la primera vez que la izquierda concurre con opciones reales de alcanzar el Gobierno regional?

Por fin hay una posibilidad real de que haya una mayoría de izquierdas el 26M. Y va a ser un gobierno de coalición de izquierdas. Por mucho que apele el PSOE al voto útil, no va a tener la mayoría absoluta. La encuesta del CIS nos sitúa a todos en la misma casilla de salida en la carrera electoral, aunque no todos corremos con los mismos recursos.

¿Desconfían del PSOE de Diego Conesa? ¿Teme que pacten sólo con Cs?

Sabemos de la ambivalencia a la que ha jugado siempre el PSOE. No le negamos su etiqueta social de izquierdas, pero tenemos experiencias en gobiernos de coalición con ellos. En esta legislatura gobernamos o condicionamos en quince municipios. A pesar de que hay un cierto grado de desconfianza, que conocemos y tenemos en cuenta, consideramos que el PSOE es un aliado necesario en la situación actual, pero también para ellos lo somos nosotros y lo es Podemos. Si hay un número suficiente, los tres grupos estaríamos obligados a llegar a un acuerdo. La Región, después de 24 años en despachos del PP, no aguantaría una salida con la derecha en el Gobierno.

¿Y si la única suma posible de la izquierda pasara por incluir a Ciudadanos? ¿Estarían dispuestos?

Hay que propiciar el cambio en la Región y queremos que ese cambio se dé por la izquierda. Si hay otra opción, nuestras asambleas, nuestra gente, junto con Anticapitalistas, decidiremos si merece la pena un cambio en el que esté Ciudadanos. Nuestro faro es el de siempre: programa, programa, programa. Es evidente que el ciclo del PP se ha acabado, y PP y Vox son minoría.

López Miras infunde el miedo a un Gobierno de «socialistas y comunistas».

Llevamos oyendo el miedo a los comunistas desde los tiempos de la República. Esas cosas no nos preocupan. Los comunistas estamos orgullosos de ser comunistas. La gente de izquierdas estamos orgullo de serlo y no renunciamos a nuestras ideas. Es un discurso tan vacío, que nadie cree. Ya hemos demostrado que los comunistas no tenemos rabo ni orejas ni tenedor, ni quemamos iglesias.

¿Cuál sería su primera medida si llega a la Asamblea?

La preocupación máxima en la Región es el desempleo y la precariedad laboral.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

Latalaya.org