A+ A A-

Eva García Sempere: “Este es el Gobierno de los bandazos” Featured

Entrevista a la actual portavoz de IU en el Congreso de los Diputado.

Cuarto poder.- Eva García Sempere (1976) es la actual portavoz de Izquierda Unida en el Congreso de los Diputados mientras que Alberto Garzón se encuentra de baja por paternidad. Esta diputada de Unidos Podemos por Málaga es licenciada en Biología y experta universitaria en Desarrollo Local y Cooperación Multilateral. Militante veterana del PCE y de IU, ahora asume esta responsabilidad en un momento político de trascendencia e inestabilidad en el panorama político español. El Gobierno del PSOE reconoce su debilidad parlamentaria, tan sólo 84 diputados, y la legislatura depende de los acuerdos que los socialistas y Unidos Podemos puedan labrar durante los próximos meses.

Mientras el debate se centra en los engaños que, al parecer, algunos políticos han incluido en sus currículums, la situación catalana y un nuevo otoño caliente asoman por la puerta, García Sempere conversa con cuartopoder.es en su despacho del Congreso.

– Es la portavoz en el Congreso de IU, ¿qué supone para usted esta responsabilidad?

– Es como el ‘Cuento de Navidad’ en el que aparecen los fantasmas de navidades pasadas, a mí me aparecen los fantasmas de portavoces pasados dándome vueltas en la memoria. Para mí es mucha responsabilidad, porque mi organización siempre ha estado en el Congreso, como PCE y como IU. Tomar el relevo de una figura tan relevante como Alberto Garzón es mucha responsabilidad. Pero es muy bonito y gratificante.

– Ya se han cumplido los 100 días de Gobierno de Pedro Sánchez. ¿Qué valoración hace?

– Es el Gobierno de las rectificaciones y bandazos. No ha concretado ninguna de las medidas que más ilusión generaron en los primeros días y, en muchas ocasiones, está haciendo lo contrario, como no poner en marcha el impuesto a la banca, no publicar las listas de los amnistiados por Montoro, empezar con el Aquarius bien pero luego aplicar la misma doctrina de fronteras del PP… Son cuestiones que nos cuesta digerir. La venta de armas a Arabia Saudí tampoco ayuda. Por parte de IU nos quedamos con el que se hayan abierto las mesas de trabajo con Unidos Podemos y con el trabajo que en ellas está haciendo Carlos Sánchez Mato. Por lo menos, no es un Gobierno refractario a escuchar a la oposición, se le pueden plantear las cuestiones, esperamos que ese trabajo en común lleve a buen puerto.

– IU siempre ha apostado por un proceso constituyente. Ahora Sánchez plantea una reforma constitucional que aborde el tema de los aforamientos de políticos. ¿Es suficiente para IU?

– Hay dos cuestiones en este asunto: el tema del aforamiento y el de la reforma constitucional. Reformar la Constitución para esta cuestión concreta nos parece poco serio. Es una postura muy del PSOE, que es capaz de reformar la Constitución para poner en práctica el artículo 135, pero no para blindar los derechos sociales. Por otro lado, en la cuestión de los aforamientos, para nosotras es muy importante la eliminación, por ejemplo, del aforamiento del rey. Hay matices en qué debe entrar dentro del aforamiento de los diputados, a un diputado que miente o roba no debería salvarlo nadie. Incluso en el ejercicio de sus funciones, ¿cuáles son los límites? Vamos a hablarlo. Pero si abrimos la reforma de la Constitución, hay que hablar de salvaguardar derechos y hablar de cómo elegimos al jefe del Estado. Ya basta de que la Jefatura del Estado se decida por un modelo Disney.

– Si se abre el melón de la reforma constitucional y el PSOE se mantiene en que únicamente es para este caso de los aforamientos, ¿IU qué hará?

– No creo que haya una oposición frontal, pero no será el escenario que a nosotras nos gustaría y, desde luego, que vamos a intentar que sea más amplia. No tendría sentido tampoco, hay que poner al PSOE frente al espejo. ¿De verdad este es el problema del país? Hay que abrir esta reforma a la mayoría social, ahí es donde nos van a encontrar.

– El tema del aforamiento lo estamos hablando en IU, es una cuestión que tenemos que valorar en toda su dimensión. Tenemos que ver hasta dónde tienen que llegar los aforamientos, para qué sirven y hasta dónde llegamos.

– En asuntos relacionados con la monarquía, como en la comisión de investigación sobre las cintas de Corinna, el PSOE cierra filas con PP y Ciudadanos. ¿Tiene alguna esperanza de que cambie esta postura?

– Desde luego, hasta ahora nos muestran que no tienen interés, los del PSOE son republicanos juancarlistas. Lo veo difícil, sinceramente. Incluso en esta legislatura, en la que el PSOE se ha puesto el perfil más rojo, cierra filas con PP y Ciudadanos hasta para lo más mínimo, una comisión parlamentaria. No lo entiendo, ya no es hablar de la existencia de una Casa Real, es abrir las ventanas de casos turbios que están relacionados. Lo veo difícil, en estos temas veo difícil un acuerdo con el PSOE.

– ¿Quizás se siente demasiado cómodo el PSOE con esta oposición de izquierdas y no les ve capaces de tumbar el Gobierno? No ya la monarquía, pero que se pueda investigar su posible corrupción, ¿no es una línea roja para IU y Unidos Podemos?

– Es una de las líneas que el PSOE tiene constantemente encima de la mesa, no sé si es roja, me refiero al tema de la corrupción. En mayor o menor grado, sea corrupción económica o de figuras del Estado, siempre la tenemos encima de la mesa. Creo que va más allá, el caso de la Casa Real es ideológico para el PSOE. El sentirse herederos de esos grandes consensos que se llaman de Estado les hace decidir no tocar mucho estas cosas. Nosotros creemos que sí hay que tocarlas, ya han pasado 40 años. El PSOE está cómodo no modificando la Ley de Secretos Oficiales, no desclasificando documentos… En el caso de la corrupción, tiene problemas en destapar ciertas cuestiones, el caso de Andalucía es el más claro.

– Ayer, el relator especial de Naciones Unidas, Fabián Salvioli, hablaba de la idoneidad de acabar con la Ley de Amnistía. El PSOE parece que tampoco está por la labor…

– La intervención del relator de la ONU ha sido maravillosa. Ha señalado un tema crucial: ¿de qué sirve exhumar al dictador, siendo el gesto muy positivo, si no van a modificar más cosas? La Ley de Amnistía hay que modificarla; si no la quieren derogar entera, podemos sentarnos a hablar qué partes podemos. Que no se juzguen como crímenes de lesa humanidad los crímenes del franquismo no se sostiene por ningún lado. El propio relator de la ONU lo ha explicado claramente. Seguiremos presionando.

– En diferentes momentos, sentimos que la legislatura pende de un hilo. ¿Qué recorrido le augura?

– Si los socialistas permiten que hayan espacios de encuentros y que estos sirvan para sacar medidas en favor de la mayoría social y rescatar a la ciudadanía después de 10 años de crisis y estafa, auguro una legislatura larga. Si no hacen eso, estarían demostrando que no tienen ningún interés en poner sobre la mesa medidas sociales y económicas favorables para la justicia social, ahí no nos van a encontrar y, en ese caso, la legislatura será corta.

– ¿Hasta qué punto el tema de los másteres está tapando otros debates de mayor relevancia?

– Lo de los másteres es algo que viene de lejos, tiene que ver con la crisis de confianza que tiene la mayor parte de la población con la clase política. A la gente esto le importa porque en muchas casas han habido verdaderos esfuerzos para que sus hijos e hijas tuvieran la oportunidad de estudiar un máster para labrarse su futuro. Otros temas parecen más lejanos, aunque sean más importantes, pero esto se siente muy cercano. También es cierto que esto permite un escenario en el que están cómodos PP, PSOE y Ciudadanos, el ‘y tú más’. El ‘y tú más’ significa que todos somos iguales, y no, ni mucho menos somos todos iguales.

– En IU han hecho mucho hincapié en la necesidad de relacionar la movilización social con la labor institucional. Siempre han teorizado lo del partido movimiento. Mi impresión es que la movilización social ha caído y que el debate político lleva meses centrado en las instituciones…

– Creo que la pelea y la lucha en la calle está, quizás no sea el momento de desborde de otros momentos en el que las movilizaciones copaban portadas porque eran gigantes, salvo el movimiento feminista. El movimiento feminista nos ha dado este año una grandísima lección y, en este aspecto, la calle está más viva que nunca. Quizás, no ha habido algo como en años anteriores que aglutine todas las luchas, espacios compartidos, pero hemos visto también muchas luchas laborales que han tenido mucha importancia.

Creo que el gran reto es, si hay luchas en las calles, ¿cómo las vinculamos a la institución y al debate político? ¿Qué nos une a todos? ¿Eso que nos une a todos tiene un nombre político? Ese es uno de los grandes retos de IU hoy.

– Estamos viendo casos graves en los que se pone en duda un pilar de la democracia como la libertad de expresión. El de Valtonyc, el último, ¿está la sociedad concienciada con este asunto?

– Creo que, cada vez más, cala ese discurso. Esto es porque tenemos un Código Penal con artículos medievales que no deberían estar, como injurias a la Corona o la blasfemia. Todo esto estaba durmiente y se empezó a reactivar, con mucha fuerza mediática, hace relativamente poco tiempo. Recuerdo el caso de los titiriteros que planteó eso de una manera muy potente. Al principio, la gente justificaba esto, decía que no se podía permitir que se dijera todo. Pero ya la gente está empezando a despertar, la gente se pregunta cómo por cantar algo un rapero puede entrar en la cárcel. Es difícil de convencer y de decirle a gente que lleva 40 años escuchando que por fin tenemos democracia, decirles ahora que no hay, que no tenemos una democracia de alta intensidad. Es muy difícil, sobre todo para la gente mayor que lleva toda la vida peleando, despertarle de ese engaño.

– Hace unos meses, Unidos Podemos presentaba la proposición de ley de Protección Integral de la Libertad Sexual y para la Erradicación de las Violencias Sexuales. ¿Se ha avanzado algo sobre ella con el Gobierno?

– En un alarde del PSOE, Carmen Calvo hizo un tweet de la necesidad de modificar partes del Código Penal en la dirección acertada, en vez de hablar tanto de penas, ver qué cambios necesitamos para que se juzguen mejor los casos. Después de eso, pocos avances. Sí es cierto que hay una mejor predisposición, el PSOE no es el PP en temas de género. Hace falta algo fundamental, la voluntad política, la mejor forma de plasmarla es en los Presupuestos Generales del Estado. Esa es la batalla que tenemos con el PSOE y ahí es donde tienen que demostrar sus intenciones, verdaderamente.

– Las mesas de trabajo en materia económica entre Gobierno y Unidos Podemos. ¿En qué situación se encuentran? ¿Frío, templado, caliente?

– Templado. Las mesas están, se están llevando propuestas para llegar a acuerdos en los grandes temas, como el techo de gasto, todo lo que tenga que ver con fiscalización a grandes fortunas. En esa pelea estamos, intentando hacer un marcaje importante, pero más allá de “lo hemos recibido” y “lo vamos a intentar” no tenemos nada cerrado.

– En resumen, con el Gobierno, diálogo y poco más…

– De momento hay diálogo, teniendo en cuenta de lo que venimos es bastante. Pero, a parte de los gestos, es necesario que el PSOE aterrice mucho más. Por nuestra parte, voluntad de llegar a acuerdos hay, pero los acuerdos tienen que tener concreción presupuestaria y legislativa. Pongo un ejemplo de lo que estábamos hablando anteriormente, de las leyes por la libertad de expresión. Nosotros presentamos una proposición y eso no cuesta, no pueden decir que tienen un límite en los presupuestos que viene desde Europa. Eso se puede poner en marcha mañana. No sirve de nada que un ministro salga diciendo que algo es intolerable si no va a llegar más allá, si no se va a hacer reformas para derogar las injurias a la Corona o las blasfemias… Eso también es hacer camino.

En la parte económica se tienen que decidir, hay cuestiones como los impuestos a la banca que son fáciles de abordar. Ahí conseguiremos un porcentaje económico interesante para abordar otra serie de medidas. Ahí vamos a estar, y quien tiene que decidir con quien hacer las alianzas es el PSOE, y las alianzas no se hacen a golpe de titular.

– Como andaluza, ¿cómo ha vivido el conflicto de la venta de armas a Arabia Saudí de escoger entre derechos humanos o trabajo? 

– Cádiz tiene un problema estructural de paro altísimo. Es una provincia a la que hay que dar una respuesta. Hay una cuestión fundamental, no hay pan sin paz, ni al revés. Además, hay que tener en cuenta el componente ambiental, con el tema del cambio climático tenemos el mismo debate. Nunca en este país se ha tenido la intención de hacer una reconversión industrial decente, nunca. No se hizo en la cuenca minera, en el sector naval, ni en el sector primario. Tenemos que sentarnos a hacer un plan de verdad para el sector productivo. A este país han llegado cantidades ingentes de dinero para hacer la reconversión, no sabemos dónde está ese dinero y el PP y PSOE se ponen siempre de acuerdo en que, cuando hacemos esa petición al Tribunal de Cuentas, no quieren que se sepa. Eso es otra forma de corrupción, aunque sea legal. Ese dinero ya no lo tenemos, lo reclamaremos, pero tenemos que sentarnos y hacer un plan.

Para Andalucía, el sector turístico es muy fuerte, pero es estacional. Tenemos la posibilidad de reconvertir el sector productivo. Casi toda la fruta y verdura que se produce en Andalucía es para exportación, no tenemos las infraestructuras en conexiones ferroviarias para que Cádiz esté unida a Almería, necesitamos electrificar una trozo de línea. Queremos darle una solución, queremos que el puerto de Algeciras tenga mayor carga de trabajo y productividad, después unirla con Almería y con el resto del arco mediterráneo. Igual con el puerto de Málaga. Cádiz tiene una parte de patrimonio natural fortísima, el problema es de infraestructuras, hay que pontenciarlo. El corcho es otro ejemplo, tienen el parque de alcornocales y no tienen industria propia.

– Andalucía parece que abrirá un nuevo ciclo electoral. ¿Será clave para saber las intenciones del PSOE de girar hacia la izquierda o mirar a la derecha, como hasta ahora, que gobierna con el apoyo de Ciudadanos?

– Si el futuro del PSOE a nivel estatal pasa por Andalucía, que Lenin nos coja confesados. Es el paradigma de un PSOE casi nada interesado en la izquierda. Sería sorprendente que Susana Díaz hiciera ese viraje, más allá de que en campaña electoral saque la chaqueta de pana y sea la persona más roja de la historia. Cuando pactó con IU, nos echó del gobierno y no nos permitía hacer políticas de izquierdas. Con Ciudadanos es con quien ella se siente cómoda, más allá que ahora hayan escenificado esta ruptura a lo Pimpinela. El PSOE tendrá que valorar qué clase de giro quiere darle a su política de gestos, no creo que quieran pactar con Ciudadanos en Andalucía para ese giro a la izquierda que intentan hacer ver en el resto del Estado. Quizás los aforamientos sea un guiño a Ciudadanos en el resto del Estado, más allá de Andalucía.

Lo importante es el cambio de ciclo político que necesita Andalucía. Los últimos años de Susana Díaz ya no dan más de sí. Hay que acometer reformas importantes y eso no lo puede hacer alguien con síntomas de agotamiento y casos de corrupción, y el PSOE en Andalucía representa esto.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

Comienza la presentación de propuestas de los presupuestos participativos 2019

Comienza la presentación de propuestas de los presupuestos participativos 2019

El proceso puesto en marcha por la Concejalía de Participación Ciudadana, que ...

Abierto el plazo de inscripción en la Universidad Popular de Cieza para el curso 2018/2019

Abierto el plazo de inscripción en la Universidad Popular de Cieza para el curso 2018/2019

La concejala delegada de la Universidad Popular de Cieza, Pilar Martínez, ha i...

Vuelve el mercadillo artesanal del primer domingo de cada mes

Vuelve el mercadillo artesanal del primer domingo de cada mes

Se instalará,  este 7 de octubre a la plaza de España, una vez finalizados los...

Latalaya.org