A+ A A-

MAYO del 2018 Featured

Bartolomé Marcos

En Agosto de 1972, en compañía de mi buen amigo de siempre Pedro Luis Almela, pasé veinte días inolvidables en París, en un piso de las afueras de la Ville Lumière que nos dejó un matrimonio ciezano de inmigrantes que durante ese mes se venían de vacaciones a España. No lo recuerdo muy bien, pero creo que conseguimos culminar nuestra estancia-hazaña, desplazamiento en tren incluido, por unas quince mil pesetas, escasamente 1.000 francos al cambio, que por entonces estaba a 14 “rubias” (así se conocía a las monedas de peseta) por cada franco (ahora, si por casualidad conserva usted una “rubia” de aquellas, le pueden dar hasta 20.000 euros por ella, por cada una). Teníamos 21 años y nuestros estómagos podían con todo, con el mal comer y hasta con el sin comer, reducido el menú en bastantes ocasiones a un sopicaldo de “avecrem” con fideos y un huevo duro (Jajajaja…disculpen, pero es que cada vez que digo “huevo duro” me acuerdo de los hermanos Marx y me entra la risa, como cuando me acuerdo de Puigdemont o veo la foto de ese “cristobica” en el periódico).

 

Éramos jóvenes (recién cumplidos los 21, mayoría de edad legal por entonces) y estábamos nada menos que en el París de la Francia, capital cultural del mundo y símbolo revolucionario después de la Revolución Francesa y de su más reciente epítome (habían pasado sólo 4 años), el Mayo de 1968, del que ahora por cierto se cumple medio siglo, 50 gloriosos años para constatar un nuevo y glorioso “fiasco” que añadir a una lista que podría encabezar la revolución cristiana, aplazada ya más de 2.000 años, ¿verdad, Maestro Ciruela? La revolución preconizada por el Mayo de 1968  se quedó en literatura y fuegos de artificio, y, otra vez, en un cervantino “fuese y no hubo nada”, frustrante y descorazonador, con buena parte de sus líderes que aún pueden contarlo reconvertidos al más vergonzante neocapitalismo, al liberalismo puro y duro, cuando no al “caradurismo” del “ande yo caliente y ríase la gente”…pánfilos, “tirapedos”, “ensofasados” y aburguesados revolucionarios de pacotilla. En fin, en perspectiva histórica, cuando se cumplen 50 años de aquel estallido social sin precedentes por naturaleza y magnitud que a punto estuvo de cambiar el mundo, habría que decir que el Mayo del 68 concentra bien en su inanidad y clamorosa falta de trascendencia, el fracaso de todas las revoluciones, salvo la estética, porque aportó modas, poses, frases y estereotipos de gran fortaleza y acierto expresivos pero cuya operatividad en la práctica como movimiento revolucionario quedó pronto reducida a menos que cero.

 

Pues allí estuvo este par de charanga y pandereta, cerrado y sacristía, amordazada, maniatada y de paletos de pueblo, Pedro Luis Almela y yo, provenientes de una España capada por la dictadura franquista, que creíamos estar viviendo (¡pobres ilusos!) la más alta ocasión que vieron los siglos cuando visitamos el museo del Louvre o el Museo de la Ville de Paris, quedando impresionados por tanta belleza y casi noqueados y aturdidos por el aire y la sensación de libertad que allí se respiraba. En uno de aquellos dos espacios, no recuerdo bien en cuál, fue en el que ambos dos especímenes, integrantes forzados de la penosa España profunda, escribimos en unas hojas de firmas que allí había dispuestas para recoger las impresiones o la opinión de los visitantes, al lado de nuestras respectivas rúbricas y en el casillero de la nacionalidad, orgullosamente fatuos, la palabra “cosmopolita”, ciudadanos del mundo, militantes en el partido de la sufrida, sufridora y sufriente humanidad, que, por cierto, ha seguido sufriendo, y mucho, desde entonces.

 

A la luz de Mayo del 68 y pasado medio siglo, para mí resulta claro que la bicha contra la que hoy hay que combatir es el particularismo egoísta, el nacionalismo de cualquier tipo, ámbito o nivel. Porque…¿qué nos importa España, Abarán-París-Londres, la India, Singapur o Madagascar…Canadá, Rusia, los Estados Unidos de América o Sebastopol?. Nos importa el ser humano y el mundo y el ser humano en el mundo. O sea, el individuo y la individua. Y dejémonos de otras gaitas, prédicas, preces, heces y monsergas…porque, señores, señoras y señoritas de las izquierdas bien retribuidasser de izquierdas es ser internacionalista puño en alto…es redistribuir riqueza y trabajo…es abominar de todos los nacionalismos y banderas y militar bajo la única enseña y consigna del ser humano, como el afiliado de la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras en Cataluña que recientemente publicaba una carta en la prensa en la que decía lo siguiente:   “Soy afiliado de la Federación de Enseñanza de CC.OO. desde hace más de treinta años. Con profunda tristeza y decepción, acabo de cursar mi solicitud de baja en el sindicato al que he pertenecido toda mi vida. Me resulta incomprensible la connivencia, cuando no romance, de CC.OO. con el nacionalismo excluyente que ha provocado recientemente la mayor crisis de la democracia española en cuarenta años.

 

La gota que ha colmado el vaso ha sido el apoyo y la participación de CC.OO. a la marcha convocada en Barcelona en apoyo a los llamados presos del «procés», unos presos que no son sino golpistas que han tratado de subvertir el orden constitucional español. 

 

CC.OO. se define como internacionalista y multicultural. No hay nada más confrontado a estos conceptos que un nacionalismo burgués, insolidario y supremacista como el de algunos partidos políticos y asociaciones catalanas. Con su connivencia, CC.OO. ha dejado de ser de izquierdas. Dios mío, si Marcelino Camacho levantara la cabeza...

En mi despedida hago mías las palabras que pronunció recientemente Paco Frutos, catalán y exsecretario general del PCE y dirigente de CC.OO.: «Soy un traidor al racismo identitario que estáis creando». Yo también lo soy. Y me voy. Con lástima, con dolor, con nostalgia de otros tiempos en los que fuisteis más justos.” El nacionalismo es la bicha. Apunten bien porque, en este Mayo de 2018, ese es y ese debe ser el enemigo.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

El Ayuntamiento abre el plazo de solicitud de las ayudas al transporte escolar del IES Los Albares

El Ayuntamiento abre el plazo de solicitud de las ayudas al transporte escolar del IES Los Albares

Fuentes municipales han informado de las bases reguladoras de las ayudas de tr...

Agenda cultural municipal: semana 17-23 de septiembre

Agenda cultural municipal: semana 17-23 de septiembre

La agenda cultural elaborada por el Ayuntamiento de Cieza comenzará este lunes...

El Atlético de Cieza F.S. abre el plazo de inscripción para su Escuela de Fútbol Sala Femenino

El Atlético de Cieza F.S. abre el plazo de inscripción para su Escuela de Fútbol Sala Femenino

Busca niñas de 6 a 13 años. El principal objetivo es permitir que las niñas y...

Latalaya.org