A+ A A-

Ni esto es democracia, ni existe la justicia Featured

Ángel Semitiel

Hace tiempo que no escribo ningún artículo, pero esta mañana, en el campo, he pensado: esta tarde cuando den la noticia de la desaparición de Gabriel, me pongo en el ordenador y escribo uno. Dentro de mi incultura, que es mucha, intentare escribir este artículo lo mejor posible. Soy consciente que no va a ser fácil, porque el tema es demasiado duro y desagradable. La desaparición de Gabriel es el motivo que me lleva a escribir este artículo. Ni creo en la justicia de este país ni creo en su democracia y mucho menos en la Constitución. La justicia es demasiado débil, demasiado blanda e injusta. La democracia no es tal, más bien diría yo que es una desgracia. Y la Constitución, esa de la que algunos tanto presumen, sirve para bien poco. Se han cumplido cinco días de la desaparición de Gabriel, un niño de tan solo 8 años cuando iba a la casa se sus abuelos a escasos metros de su vivienda.  Durante estos cinco días, su familia, amigos, vecinos y voluntarios de otras zonas no han dejado de buscarlo ni un instante.  Todas estas personas se están dejando la piel en la búsqueda de Gabriel, con la esperanza de encontrar al niño sano y salvo. Ya son cinco largos días sin resultado alguno, lo que hace presagiar que la cosa no pinta bien. No pretendo ser pesimista, pero, tras los acontecimientos ocurridos en casos parecidos al de Gabriel, no me queda más opción que ser realista. En España ha habido muchos casos de desaparición de niños y jóvenes, la mayoría de ellos, lamentablemente, con mal final. Hace una década o quizás más desapareció Jeremi Vargas, un niño canario que hasta la fecha no ha sido encontrado. A la niña Mari Luz Cortes la retuvo un vecino a escaso metros de su vivienda, este individuo la violo y asesino. Marta del Castillo, una joven de solo 17 años que fue asesinada por su ex novio y unos amigos,  hasta la fecha su cuerpo no ha sido encontrado pese a que ha sido buscado en varios lugares que sus asesinos dijeron haberla enterrado.  Son muchos los casos en los que niños y jóvenes son retenidos en contra de su voluntad y la mayor parte de ellos terminan siendo asesinados, Este es el caso de Diana Quer, otra joven de la misma edad que Marta del Castillo que fue raptada por un energúmeno para violarla y acabó con su vida. Tras casi dos años de investigación, por fin la guardia civil dio con el asesino y este confeso el crimen y el lugar donde deposito el cuerpo de la joven. Decía al principio que no creo en la justicia, pues es así, no creo en una justicia que no aplica la justicia como debiera aplicarla. A esta clase de asesinos hay que darles el mayor de los castigos, que es lo que ellos hacen con sus víctimas. Esas víctimas son niños y jóvenes que no han cometido delito alguno ni han hecho mal ni daño a nadie. Ni se puede ni debe tratar a este tipo de criminales con tanta generosidad. A estos criminales, cuando son detenido por las fuerzas de seguridad y son puestos a disposición del juez, lo primero que hacen cuando son encarcelados es aislarlos de los demás presos para que estos no sufran daño alguno. Es decir, la justicia protege a estos asesinos. A esta gentuza no hay que darles ningún privilegio, hay que pagarles con la misma moneda con la que ellos pagaron a estas pobres criaturas. En la democracia de este país tampoco creo. La democracia es irreal, inexistente. Una democracia no debe estar reñida ni formal parte de la mala justicia. No estamos en democracia por el simple hecho de no existir la cadena perpetua o la pena de muerte. Sin embargo, por mucho menos, hay quienes se rapan muchos años entre rejas. Y la Constitución, pues no me da u ofrece garantías para creer en ella. No puedo creer en dicha Constitución cuando en este país se gastan miles de millones de euros en centros penitenciarios donde hay miles de violadores y asesinos y no se invierte en centros de rehabilitación para sacar a drogodependientes del infierno de la droga. El estado de derecho ni es justo, ni anda derecho. No es justo que se invierta dinero para dar bienestar a criminales, y no se invierta para sacar a la juventud del callejón oscuro en el que se han metido, ni para hacer viviendas para esas familias que son echadas de sus hogares. Ni creo en la justicia, ni en la democracia ni en  la Constitución. Todo esto me resulta demasiado injusto y asqueroso. Espero y deseo que, antes que este articulo sea publicado, aparezca sano y salvo en niño Gabriel y, que por fin, su familia deje de sufrir este terrible y tremendo calvario, pero creo va a ser bastante difícil que así sea.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Convocatorias

Participación Ciudadana anima a acudir a las fiestas del barrio de San Joaquín

Participación Ciudadana anima a acudir a las fiestas del barrio de San Joaquín

Este año, desde la concejalía de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de C...

La III Carrera Popular 'Los Puentes de Cieza' mantiene abierto el plazo de inscripciones

La III Carrera Popular 'Los Puentes de Cieza' mantiene abierto el plazo de inscripciones

La Carrera Popular 'Los Puentes de Cieza' sigue su tercera andadura. La prueba...

Latalaya.org